Estreno oficial del Campeón del Siglo





manya







Finalmente Peñarol pudo estrenar oficialmente el Campeón del Siglo, luego que la mente estrecha de la mayoría de los dirigentes de este país obligó a la institución a instalar ese alambrado mamarrachesco que afea como una cicatriz el diseño de una obra tan hermosa. Ridículo el portón que se tuvo que instalar delante de la salida de los equipos. De una fealdad estética intolerable.

Para el encuentro, Da Silva instrumentó 4 cambios con respecto a la formación ante River. Los ingresos de Novick, Albarracín, Murillo y Palacios, saliendo del equipo Aguiar, Maxi Rodríguez, Costa y Affonso.

Peñarol con la necesidad de ganar para asegurarse al menos la mínima ventaja que lleva en la anual y seguir prendido a la lucha por el Clausura. Danubio necesitando puntos también porque está último en la tabla del Clausura.

Los primeros minutos del juego fueron para Danubio, que manejó mejor la pelota y jugó en campo aurinegro, generando las primeras chances.

La primera a los 3´ con un córner desde la derecha, que no alcanza a despejar la defensa mirasol y por el segundo palo la toma Barreto y no alcanza a definir bien, limitado por la defensa, el arquero y el palo y no consigue meterla en el arco cuando parecía inminente la caída.

La segunda a los 7´ con una pelota larga que mete el ex aurinegro Grossmüller para la entrada de Barreto por derecha quien saca el remate fuerte y Guruceaga vuela para despejar con ambas manos al córner contra el palo izquierdo.

Peñarol responde a los 9´ con una pelota larga que mete Diogo para la entrada de Albarracín por izquierda, quien recibe y saca el remate cruzado que se pierde ancho contra el palo izquierdo.

A los 11´ un remate de Nandez desde afuera que se pierde cerca contra la base del palo derecho.

Un minuto después el que llega es Danubio con un tanteo de Grossmüller que se va por encima del horizontal.

El encuentro se había hecho más parejo y Peñarol, que se vio dominado en los primeros minutos, respondía con más frecuencia.

Fue así que llegó la apertura a los 19´ después de un centro de Aguirregaray desde la derecha que es peinado por un defensor de la franja y Albarracín recibe en el segundo palo, la baja de pecho y saca el remate cruzado para meterla contra el palo izquierdo. Un gol histórico por ser el primero oficial en el Campeón del Siglo y que asegura que el apellido del ex Wanderers quedará para siempre registrado en la historia carbonera.

10 minutos después llega el segundo. Una salida por izquierda con un pase largo de Albarracín que le permite entrar a Palacios que le gana en velocidad a su marcador y consigue puntearla ante la salida del arquero para que la pelota se meta mansa en el arco de la Guelfi marcando el 2 a 0.

Peñarol sacaba una ventaja importante en un partido que no había comenzado bien pero que había emparejado y ganaba con justicia.

Un minuto después pudo ser de nuevo para el aurinegro cuando un centro de Albarracín desde la izquierda es despejado por la defensa y el rebote lo toma Forlán afuera del área y saca el remate que se va por arriba del horizontal.

La última del primer tiempo es a los 41´ con un tiro libre desde el vértice izquierdo del área que hace Forlán y el arquero vuela para despejar con ambas manos contra el palo derecho.

Se fue el primer tiempo con Peñarol ganando por 2 a 0 y controlando el partido. Y eso fue lo que aplicó el aurinegro en el segundo tiempo. Le cedió la iniciativa al franjeado y controló el juego buscando el contragolpe rápido por Palacios.

Fue un segundo tempo con muy escasas chances de gol y todas de Danubio, porque Peñarol no consiguió terminar bien ningún contragolpe y no recordamos ni siquiera un solo remate al arco en esa segunda etapa.

Así todas las opciones fueron para Danubio. La primera a los 17´ cuando Olivera recibe un toque de Grossmüller, fuera del área y de espaldas al arco. Domina la pelota, gira y saca el remate fuerte que Guruceaga vuela para despejar con las manos en impresionante atajada.

Sobre los 20´ se va expulsado José Luis Rodríguez (cualquier alusión al presidente del tradicional rival es mera coincidencia) por segunda amarilla después de un patadón a Diogo contra la banda izquierda. Danubio se quedaba con 10 y el panorama parecía aclararse aún más para el mirasol.

Sobre los 26´ un remate desde afuera de Sarfino pasa apenas arriba de horizontal.

Y llega el minuto 32´. Viene un córner desde la derecha, cerrado y vemos que Murillo despeja al córner aparentemente con la cabeza y el juego sigue unos instantes más hasta que el juez marca penal. Estábamos con dos amigos en la tribuna y ninguno de los tres entendía que había pasado. Hasta pensamos que podría haber sido derribado algún jugador de Danubio sin que lo hubiéramos percibido. Pudimos ver la jugada por tv antes de escribir estas líneas y vemos a Murillo saltar con ambas manos como un jugador de vólley. Nos resulta imposible entender que quiso hacer el colombiano que resultó expulsado en la ocasión.

El penal lo remata Grossmüller contra el palo izquierdo y marca el descuento. Quedaban casi 15´, Danubio se ponía en partido y Peñarol quedaba también con 10 jugadores.

Y lo aguantó el carbonero pero estuvo a punto de recibir el empate en los descuentos cuando un centro de Pereira desde la izquierda cae en el área carbonera y recibe Grabí en el segundo palo que no consigue definir apretado por la defensa y el arquero.

Ganó Peñarol un partido histórico. Porque era el primero en el Campeón del Siglo, su cuarto feudo en estos 124 años de historia, cuando faltan pocos días para que se cumplan los 100 años de la inauguración de nuestra segunda casa: la cancha de Las Acacias.

Ganó Peñarol que seguirá manteniendo la ventaja mínima en la anual y metido en la pelea por el clausura. A pocos días de jugarse la última carta en lo internacional ante Huracán en Buenos Aires.

Gratificantes las actuaciones de Novick (para nosotros la figura de la cancha), de Albarracín y de Guruceaga. Preocupante, que volvimos a pasar todo un tiempo (el segundo) sin rematar al arco.

Ganó Peñarol y eso siempre es lo más importante.