Mauricio Macri figura en una investigación sobre sociedades "offshore" en Panamá

El actual Presidente y un exsecretario de Néstor Kirchner, aparecen entre los clientes que operaron con una sociedad offshore.

Globuludos y lacras k  defienden a sus amos

Una investigación del Consorcio Internacional de Periodismo en Investigación (ICIJ), reveló hoy una lista de personas, entre ellos muchos políticos, vinculadas a Mossack Fonseca, una empresa panameña conocida por realizar gestiones en paraísos fiscales.

El presidente Mauricio Macri, el futbolista Lionel Messi y el exsecretario privado de Néstor Kirchner son algunos de los argentinos que figuran en la larga lista de involuvrados con el caso en todo el mundo.

Junto a Franco Macri y su hermano Mariano, el jefe de Estado integró el directorio de Fleg Trading Ltd, una sociedad offshore registrada en las islas Bahamas en el año 1998. La firma, que funcionó hasta 2009, era una derivación del holding que los Macri tenían en Argentina y en Brasil.



Un secretario de Néstor y Cristina Kirchner, involucrado en el escándalo por lavado de dinero


Se trata de Daniel Muñoz, quien trabajó entre 2003 y 2009 con los ex presidentes. Aparece en la filtración de archivos Panamá Papers, la mayor de documentos sobre paraísos fiscales

macri


El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en ingles) publicó la mayor filtración de documentos sobre empresas offshore de la historia en la que aparecen políticos, líderes mundiales y deportistas. Entre ellos está Daniel Muñoz, ex secretario privado de Néstor Kirchner, investigado por enriquecimiento ilícito.

Tanto Muñoz como su esposa estuvieron vinculados a una empresa llamada Gold Black Limited, que se creó en las Islas Vírgenes en 2010 para invertir en el mercado inmobiliario de Estados Unidos. Desde su creación hasta 2015 se manejó con acciones al portador, un método financiero utilizado para ocultar la identidad del propietario de la empresa.

Sergio Tadisco, uno de los directores de Gold Black, reveló a ICIJ que su puesto era "decorativo" y que accedió a que usen su nombre por la amistad que tenía con Muñoz y su esposa. Luego, en enero de 2015, tanto Muñoz como su esposa se convirtieron en accionistas, teniendo el 50% de la empresa cada uno.