Los días previos al Primero de Mayo nos llaman a todos a reflexionar una vez más sobre algunos puntos centrales de la doctrina que es la nuestra: el marxismo leninismo, entre ellos por supuesto no puede faltar una vez más la cuestión del plusvalor, pero esta vez desde un punto de vista que no es el más habitual.
Normalmente los trabajadores organizados pelean por aumentos de salarios, decimos normalmente cuando existen sindicatos más o menos clasistas o independientes, si estos son un apéndice de un gobierno socio-liberal como el nuestro este enunciado no se cumple y pasarán a ser una parte fundamental del sistema de control.
De este modo la cuestión del salario real sale de la agenda, de hecho escuchamos hace unos años a un dirigente de primera línea del PIT CNT hablando de la necesidad de producir más, es decir de generar más plusvalor, y todos se alinean detrás o al costado de las pautas sostenidas por el equipo económico, hay que ?cuidar lo que se ha logrado?, ?consolidar los cambios?, y una larga serie de puntos ocuparan el lugar libre en la agenda, en algunos casos habrá dirigentes que tengan un perfil más combativo como forma de mantener la unidad y de alimentar la ilusión de que una estructura totalmente colonizada por intereses ajenos puede ser cambiada por dentro.
No decimos que la lucha económica no sea válida sino que todo el conjunto de las acciones que emprendemos, es decir todo el accionar político, sindical, cultural e ideológico deben necesariamente apuntar en la misma dirección, la superación del capitalismo.
Con la actual política neoliberal que apuesta todo a congelar los salarios para contener la inflación y hacer pagar a trabajadores y jubilados el costo del ajuste económico, lo que vamos a afirmar a continuación parece algo impensable, pero sin embargo puede llegarse en un momento a salarios reales mayores que el actual, sin embargo el problema será siempre el mismo.
Podemos ganar más dinero, y arrebatarle a nuestro patrón (sea un particular o a el Estado) un parche mayor, pero siempre con nuestro trabajo estaremos generando riqueza para otro, y en mayor medida si este cambio es a consecuencia de una productividad mayor, lo dice con claridad Marx en el Capital ?ser mejor vestido, alimentado y tratado, y tener un peculio mayor, no suprime la relación de dependencia ni la explotación del trabajador asalariado, como no suprime las del esclavo?, aún ganando más siempre se estaría reproduciendo la relación de sometimiento.
Un esclavo feliz y satisfecho sigue siendo un esclavo, aunque prefiera ignorarlo, de hecho todo el mecanismo del funcionamiento capitalista está estructurado de forma tal que determina que ?a medida que el capital se acumula tiene que empeorarse la situación del obrero, cualquiera que sea su paga, elevada o baja?, en este caso también nos encontramos ante una nueva cita donde se reafirma la misma idea, lo importante no es el monto sino la relación.
Superar el capitalismo es la única forma de romper esta relación que genera el apropiamiento de nuestro único e irrepetible tiempo de la existencia, gastado obligatoriamente en producir riqueza para otros, al precio miserable de la reproducción de la misma.