A medida que envejecemos, dormimos menos horas. Pero la explicación de este hecho era desconocido hasta hace poco; ¿necesitábamos menos horas de sueño o simplemente no podíamos dormir? Una investigación realizada por la Universidad de California y publicada en Neuron cree haber dado respuesta.

¿Por qué dormimos menos a medida que envejecemos?

Todos los animales de la Tierra necesitan dormir, según Matthew Walker, jefe de la investigación. ?Sin embargo, evolutivamente, es una cosa bastante absurda. Mientras duermes, te vuelves inútil: estás inconsciente, no sociabilizas y eres vulnerable a ser depredado. El sueño debería de haber sido eliminado del planeta hace mucho, pero no ha ocurrido?, afirma el experto.

En los últimos años, los científicos han comenzado a encontrar relaciones causales entre una falta de sueño y una serie de enfermedades cardiovasculares, la diabetes y la obesidad. Al mismo tiempo, los investigadores han aprendido que a medida que envejecemos, nuestra capacidad de tener un sueño reparador declina.

Matthew y sus compañeros afirman que este proceso es el resultado de la pérdida de conexiones en el cerebro que afectan a las señales del sueño. En los experimentos que compararon la cantidad y el tipo de señales químicas implicadas en el sueño en ratones jóvenes y en los más adultos, los neurólogos encontraron que la firma química es la misma independientemente de la edad de las ratas. El problema, es que esta señal es menos intensa con la edad. Enotras palabras, el envejecimiento también afecta a la ?calidad? de la recepción de esas señales: ?es como si una radio fuera recibiendo una señal cada vez más débil?, afirma Matthew Walker.

El aspecto más interesante, según afirma el experto, es que mientras que solíamos pensar que la privación del sueño era una consecuencia del envejecimiento, ahora se podría considerar que la falta de sueño es, en realidad, un factor que contribuye al envejecimiento. Se espera que esta forma de pensar de lugar a mejores terapias para combatir estos aspectos.