El hombre no dejaba parar de sus asientos al público.
En un concierto en Melbourne, Australia, Adele tuvo una pequeña discusión con un trabajador el cual era el encargado de la seguridad.

pues lo regañó en pleno concierto diciéndole que aunque ya sabía que estaban haciendo su trabajo, estaría bien que dejara de decirle a la gente que no se parara durante su show.

?Perdóname señor, ya se que trabajas aquí pero: ¿puedes dejar de decirle a la gente que se siente? Este es un espectáculo musical, si la gente no puede ver, entonces puede levantarse. ¡Estás protestando porque el público baila!, ¿Para que demonios vienes a un concierto?, disculpándose depués por su lenguaje con los presentes.


link: https://www.youtube.com/watch?v=otD7elcuq00