¿Sabes de qué está hecho todo lo que te comes?

Muchos de estos alimentos te los comes a diario, para desayunar, para comer, en la cena, en la merienda, como tentempié? Sin darte cuenta de que son alimentos procesados de manera que el origen verdadero queda muy lejos de lo que nos imaginamos. Otros, nos los comemos sin saber por qué procesos pasan a pesar de ser naturales, como la morcilla? ¿Sabes tú cómo se lavan las tripas antes de ser rellenadas para hacerla? ¿No están hechos los palitos de cangrejo de carne de cangrejo? ¿Ni un poquito?

Algunas verdades sobre el origen de lo que te comes te sorprenderán y harán que dejes de comerlos o, que al menos, sepas que lo que te estás llevando no es un manjar aunque esté rico, sino el fruto de mezclas y mezclas más o menos artificiales que dan lugar a sabores que te hacen babear. Sí, este es el siglo XXI, y sí, mejor ten cuidado con lo que te comes y mira bien que sea lo más natural posible.

1. Crema de queso para untar

comida

El queso en crema se inventó en Estados Unidos en 1873 y su éxito le ha llevado a que también existan versiones con sabores a finas hierbas, a queso azul, a salmón, a tomate y hasta a chocolate. Está fabricado a base de lácteos fermentados a los que se le añada leche, nata, sal, aditivos y potenciadores del sabor. No se trata de un alimento demasiado sano ya que aumenta el colesterol y la hipertensión al tener muchísima sal y un 80% de grasa animal.


2. Palitos de cangrejo

queso

Algunas personas aún creen que este alimento que usamos para aderezar las ensaladas y otros platos contiene cangrejo. Lo cierto es que no están hechos con la carne de este animal, sino con la mezcla de partes de pescados de carne blanca, como la merluza o la caballa. Estas partes se lavan, se mezclan, se desmenuzan, se enfrían y se calientan varias veces hasta obtener una pasta gelatinosa y blanca. A ésta se le añaden conservantes, almidón, sal y edulcorantes artificiales, antes de ser congelada y adornada con colorantes anaranjados. Este alimento de natural no tiene nada, como puedes ver.

3. Salchichas

morcilla

Las salchichas contienen poca carne real, son uno de los alimentos más procesados del mundo. Están hechas de mezclas de varias carnes que se corresponden con las zonas menos aprovechables de los animales, como el hocico o el estómago de animales como la vaca, el cerdo y la gallina. Además de esto, también contienen sal, jarabe de maíz, colorantes y aditivos artificiales? No, no son la cosa más sana del mundo.

4. Gominolas, chuches, chucherías?

cremas

Las gominolas están hechas fundamentalmente de azúcar, gelatina y jarabe de glucosa o fructosa, a los que se le añaden aditivos alimentarios. Es tan blandita debido a que también contiene piel de animales y cartílago. En menor cantidad, también contiene almidones de fécula de patata y maíz y aditivos, como saborizantes y colorantes que le dan ese color tan llamativo que suele tener, sea del sabor que sea.

5. Helados

¿Sabes de qué está hecho todo lo que te comes?

Los helados están hechos a base de cremas, frutas, leche, hielo, aceites y yemas, además de una cantidad ingente de azúcar, aditivos y colorantes. Realmente, nos gustan tanto debido a que contienen un aditivo llamado carragenina, sacado de las algas marinas y que también se les añade a los embutidos, panes y margarinas. Al ser natural, la carragenina se usa como estabilizador, como espesante y como laxante. Por ello? Intenta comer helados caseros antes que los procesados.

6. Gulas

comida

Las gulas están hechas de partes descartadas de pescados blancos, como los palitos de cangrejo, lo único es que no tienen tantos aditivos como ellos. Se crean con proteína de pescados y cefalópodos, aceites vegetales, agua, harina de trigo, proteína de soja, sal, proteínas vegetales y de la leche, aromas artificiales, glutamato monosódico, tinta sintética y extractos de almeja. Aunque es totalmente artificial y no peces pequeñitos como nos creíamos, sigue siendo un alimento saludable porque contiene muchas proteínas y muy pocas grasas y colesterol.

7. Morcilla

queso

La morcilla está hecha con sangre sin coagular de cerdo. Según la zona en la que se produzca, algunos ingredientes cambian, aunque lo habitual es que se empiece por limpiar las tripas del animal, lavándolas con limón y jabón para eliminar malos olores. Después, las tripas se hierven y se rellenan con sangre de cerdo, azúcar, sal y cebolla o arroz. Al contener sangre, por supuesto, tiene muchísimo hierro.


8. Queso en lonchas

morcilla

El queso en lonchas es uno de los alimentos más procesados que tomamos casi a diario. Se obtiene a partir de lácteos fermentados con mucha sal, aditivos y colorantes que le dan ese tono amarillento parecido al queso natural. No es nada natural y tiene muchos aditivos, por lo que se recomienda lonchear el queso natural en casa y evitar estos sucedáneos.

9. Paté

cremas

A diferencia del foie, que sí está hecho con hígado de pato, oca o ganso, alimentados de manera desmedida para que su hígado crezca más de lo normal, los patés están hechos con vísceras de animales como el cerdo, el pollo o la vaca. A éstas se les añade leche, harina, conservantes y especias? Si quieres comer hígado, pásate al foie.

10. Gelatina

¿Sabes de qué está hecho todo lo que te comes?

La gelatina está hecha en un 90% de colágeno mezclado de animales (piel o huesos triturados) que pasa por un baño de ácidos hasta que se obtiene una sustancia llamada oseína. La oseína se mantiene en cal de cuatro a diez semanas y después se esteriliza, se enfría y se solidifica en forma de polvo. A este polvo (que también se vende directamente para que hagas la gelatina tú en casa) es tratado con agua y de esta manera se hace la gelatina que consumimos directamente.

comida