En Mendoza, el gobernador Rodolfo Gabrielli creó el Fondo de Financiamiento de Inversiones Públicas y Privadas para la Transformación y el Crecimiento (FTYC), que comenzó a operar en 1994. El objetivo principal declarado por el Fondo en su página institucional es ?brindar asistencia crediticia a las pequeñas y medianas empresas? y apoyar proyectos de desarrollo ganadero, agroindustriales, mineros y de colocación de malla antigranizo para zonas cultivadas. La línea destinada al sector industrial contempla préstamos para adquirir ?maquinaria nueva?. El monto financiable es de $200.000, que aumenta a $300.000 si la mitad de las máquinas son producidas en Mendoza. La tasa para esa línea es la mitad de la ya subsidiada del Banco Nación, se paga a cinco años, y sin gracia.

Sin embargo Cobos usó ese fondo para prestar $11,6 millones al Grupo Clarín que quería importar una rotativa con muchos años de uso, fabricada en Alemania.

Desde su constitución el FTYC prestó $570 millones a más de 5.000 empresas, a un promedio de $114.000 por crédito. Clarín recibió 100 veces más, superó en 58 veces el tope de los $200.000, importó una máquina alemana desde USA y obtuvo además 1 año de gracia antes de comenzar el pago.

Es comprensible que ambos grupos mediáticos consideren a Cobos un estadista notable, llamado a poner límites a la barbarie de lo que Laura Montero llamó ?la tiranía? de Kirchner. Por eso lo adoban como presidenciable. Ya llegará el turno de hacerle sentir los instrumentos de trinchar.

Cobos asistió junto con los directivos de Clarín a la puesta en marcha de la rotativa. Era director ejecutivo de ese fondo provincial el ahora secretario administrativo del Senado, el contador Jorge Tieppo, procesado por el otorgamiento irregular de otros créditos.

El 27 de noviembre de 2008, 4 meses después del voto contra la resolución 125, a partir del cual Clarín y América lo elevaron a la categoría de prócer llamado a grandes destinos, Cobos cortó las cintas y oprimió el botón de arranque de la nueva rotativa que había financiado, de 1.200 toneladas de peso y 1.500 caballos de fuerza.

Hace 3 semanas la fiscal especial de delitos complejos de Mendoza, Claudia Ríos, elevó a juicio por malversación de caudales públicos e incumplimiento de sus deberes funcionales una causa contra el contador Tieppo.

(Jorge Tieppo, un colaborador íntimo de Julio Cobos, quien lo hizo funcionario del Senado, pese a su pasado, presente y futuro de procesamientos. No es el único integrante de la intimidad de Cobos que dificilmente superaría un detector de escándalos.)

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-132081-2009-09-20.html
http://www.urgente24.com/index.php?&id=ver&tx_ttnews