El legendario cuento del USS Porter


O las historias más locas de la Marina de los EEUU... Todas a bordo del mismo buque.



barcos


Durante la 2GM, los aliados tuvieron una nave tan desafortunada, que se destruyó a sí misma después de casi destruir otra cosa. Y sí, leíste correctamente.

El USS William D. Porter (DD-579) fue un destructor de la clase Fletcher nombrado en honor del comodoro William D. Porter, un oficial de la Unión. La mayoría lo llamó el ?Willie Dee?, lo cual no necesariamente quiere decir que fuera entrañable.

Todo comenzó en noviembre de 1943. El acorazado Iowa se dirigía a África del Norte, transportando una preciosa carga, nada menos que el presidente de los EEUU, Franklin Delano Roosevelt. El presidente iba a asistir a las conferencias de El Cairo y Teherán con Iosif Stalin y Winston Churchill, en orden a discutir un segundo frente contra Alemania y Japón.


iowa
El William D. Porter, ya comisionado.


Pero eso estuvo a punto de nunca ocurrir debido al USS William D. Porter, al mando del Teniente Comandante Wilfred Aves Walter. El 12 de noviembre, zarpó de Norfolk para reunirse con el Iowa y otras dos naves. Desafortunadamente, los marineros no pudieron levar anclas de manera apropiada.

Por eso se destrozó un destructor que estaba amarrado. Barandillas, montajes de botes salvavidas, la chalupa del capitán, y otros equipamientos fueron arrancados de la otra nave. Por suerte, nadie resultó herido o muerto.

Así como en el Porter, que no recibió ningún rasguño. Excepto por alguno que otro en su ancla, la verdad sea dicha. Pero eso fue sólo un presagio de las cosas que estaban por venir? Al mismísimo día siguiente, de hecho.

Para el 13 de noviembre, el convoy de cuatro buques navegaba bajo estricto silencio radial. Con submarinos japoneses y sobre todo alemanes al acecho, la última cosa que querían era dar a conocer su posición, y entonces?


US NAVY
El Iowa disparando su armamento principal durante unas pruebas.


¡BUM! ¡Una carga de profundidad había sido lanzada! ¡Estaban bajo ataque! El convoy empezó a realizar sus maniobras antisubmarinas, zigzagueando como mejor podían para tratar de escapar de los temidos, este? ¿Japoneses? ¿Alemanes? (¡Diablos!) ¿¡Ambos!?

Nop. Estadounidenses. El Porter, para ser más exactos. Una carga de profundidad cayó de su popa y detonó en el mar detrás del barco. ¿Pero que no tenía un mecanismo de seguridad? Aahh, sí, esto? No lo habían alistado. Al comandante Walter lo conminaron a que mejorara el desempeño de su barco, lo que obviamente no hizo, puesto que de otra forma la historia terminaría aquí?

Después una ola monstruosa arremetió contra el Porter, arrastrando con todo lo que azotó y que no estaba asegurado, lo cual incluía a un marinero que, por las características de la misión, no pudo ser rescatado. La sala de máquinas se inundó, arruinando una caldera y forzando al barco a salir de la formación hasta poder arreglar su falla. Walter pasó las siguientes horas dando avances de las reparaciones? Por radio. Y mientras, el convoy había ralentizado su marcha para permitir al Porter alcanzarlos más tarde. El almirante King, que estaba a cargo del convoy, estaba bastante furioso con el buque de marras...


Infortunio
Explosión de una mina submarina. Las cargas de profundidad producían el mismo efecto.


Afortunadamente, un rayo nunca pega dos veces en el mismo sitio, ¿cierto? Equivocado. Ya que el 14 de noviembre, Roosevelt quiso ver algo del poder del Iowa.

Así que se soltaron globos para practicar el tiro antiaéreo. La mayoría fueron derribados por el Iowa, pero no todos. Algunos fueron a dar al Porter? ¿qué podría salir mal?

Los que estaban en cubierta se hicieron un buen trabajo derribando los globos. Pero bajo cubierta, la cosa fue diametralmente distinta.


presidente roosevelt
Iosif Stalin (izquierda), Franklin D. Roosevelt (centro) y Winston Churchill (derecha) en la embajada soviética en Teherán, durante la Conferencia de Teherán, sostenida del 28 de noviembre al 1 de diciembre de 1943.


Tratando de impresionar al presidente, la flotilla también practicó el lanzamiento de torpedos. Lawton Dawson y Tony Fazio eran los responsables de los torpedos del Porter, y como se trataba de un ejercicio, se suponía que debían remover los detonadores de las cargas que los lanzaban. Y así lo hicieron con los torpedos 1 y 2. Dawson, empero, olvidó hacer lo mismo con el torpedo 3, que fue lanzado a las 2:36 PM.

¿Y a que no adivinan a cuál nave habían apuntado? Correcto: al Iowa.

?¿Capitán?? ? preguntó el teniente H. Seward Lewis ? ?¿Da permiso para disparar un torpedo??

Y el infierno se desató. Lewis quería avisar al Iowa por radio, pero Walter, en esos momentos caído en desgracia, rehusó. Para él era más importante no romper el silencio radial que la vida del presidente. Su solución fue usar la lámpara de señales para advertir al Iowa, pero el señalero mandó un mensaje equivocado: ?EL PORTER ESTÁ DANDO MARCHA ATRÁS.?


william d porter
El Iowa en alta mar.


?¿QUÉ?? ? fue la respuesta del Iowa.

Por fin el señalero del Porter mandó el mensaje correcto: ?¡TORPEDO! ¡VIREN A LA DERECHA!?

El Iowa seguía sin captarlo, así que Walter no tuvo más remedio que romper el silencio radial? otra vez. Lástima que el operador a bordo del Iowa era un enamorado de los protocolos, así que: ?¿Por qué están rompiendo el silencio radial? ¡Identifíquese!?

En cubierta, Roosevelt había pedido que movieran su silla de ruedas más cerca de la barandilla para poder ver mejor el ejercicio con los torpedos. De acuerdo con los testigos, los agentes del Servicio Secreto de hecho apuntaron sus armas para disparar contra el torpedo del Porter si fuera necesario.


El legendario cuento del USS Porter
Lanzamiento de un torpedo desde superficie. Los del Porter debieron quedar helados cuando se dieron cuenta de la sandez que habían cometido.


Afortunadamente, el operador no estaba solo y cabezas más pragmáticas prevalecieron. La explosión llegó a las 2:40 PM? fallando por poco al Iowa. Los tripulantes del Porter empezaban a calmarse, cuando vieron a todas las armas del resto de la flotilla apuntándoles, empezando por los 9 cañones de 40,5 cm del Iowa, ya que al susto del lanzamiento del torpedo le siguió el temor por el presidente, que estuvo a punto de caer por la borda del acorazado, debido al bandazo que dio el buque para esquivar el torpedo.

¿Es que acaso había un agente alemán o japonés en el Porter? Obviamente, el almirante King estaba fuera de sí de la rabia, y no quiso saber nada más del malhadado barco, sacándolo de la formación y enviándolo a casa. (Con esos escoltas, para qué quiero enemigos?) Al Porter lo enviaron a la estación de Bermudas, donde toda la tripulación del barco fue puesta bajo arresto por los marines (por primera vez en la historia de los EEUU) y estuvo en la parrilla por días hasta que Dawson finalmente decidió reconocer su culpa. Fue sentenciado a 14 años de trabajos forzados ? no por nada había disparado contra el presidente ? pero Roosevelt intervino por él y lo indultó.

Dado que el affaire fue declarado un accidente, el Porter fue enviado a las islas Aleutianas. Fue asignado a la Fuerza de Tareas 94 en Unalaska en la Base de Operaciones Navales de Dutch Harbor y el Fuerte Mears donde no haría daño. O eso era lo que ellos creían?


barcos
Lo que queda de la Base de Operaciones Navales de Dutch Harbor y del Fuerte Mears.


Y funcionó. Hasta el 31 de diciembre, cuando en la base el comandante de la misma estaba ofreciendo una fiesta para los oficiales y sus familias. El Porter también estaba de fiesta: de otra forma no se explica cómo un marinero borracho logró llegar, cargar y apuntar uno de los cañones de 127 mm del buque. Como no podía ser de otra manera, apuntó a la casa del comandante, volando su jardín y todos los arreglos de la fiesta, afortunadamente cuando sus visitas estaban dentro de la casa, así que nadie resultó herido o muerto. Excepto el (poco) prestigio que le quedaba al Porter?

Así que finalmente se reemplazó a Walter con el comandante Charles M. Keyes el 30 de mayo de 1944, quién sometió a la tripulación a un entrenamiento draconiano. Probablemente por eso se le permitió al Porter participar en la batalla de Okinawa, donde se desempeñó bastante bien? hasta que accidentalmente cañoneó al USS Luce. Por suerte, lo hizo para derribar cinco aviones japoneses. Quién manda al Luce a ponerse en la línea de tiro, ¿no?


iowa
El USS Luce en 1944, camuflado (así se dice, Arjona).


El karma finalmente hizo acto de aparición de la manera más inesperada el 10 de junio de 1945. A las 8:15 AM un bombardero en picado Aichi D3A apareció frente al buque. La tripulación del Porter cargó sus armas, apuntó y disparó? fallando miserablemente. Obvio, no le estaban disparando a un blanco estadounidense.

Afortunadamente, lograron evadir al kamikaze y los tripulantes exhalaron un suspiro de alivio cuando observaron que el avión enemigo se estrelló contra el agua y desapareció. Desafortunadamente, el avión no se destrozó y continuó su viaje debajo del agua hasta que alcanzó el fondo de la quilla del buque y sí, en ese momento, estalló.


US NAVY
Un bombardero en picado Aichi D3A1 del portaaviones Akagi.


El Porter se inundó, se vio arrastrado marcha atrás y perdió potencia mientras los incendios se desataban. Los hombres lucharon por tres horas tratando de salvarlo hasta que el Willie Dee empezó a darse la vuelta, forzando a la tripulación a abandonarlo.

Curiosa y sorprendentemente, nadie resultó seriamente herido o muerto, ni por esta o por ninguna otra acción en la que el buque intervino (excepto, claro está, el marinero que fue barrido por la ola en la misión de escolta del Iowa). Incluso, bajo el mando de Keyes, ¡la tripulación se las arregló para conseguir cuatro estrellas de batalla!

Y con ese último detalle concluye la ignominiosa historia del USS William D. Porter, el barco más infortunado de los EEUU.


Infortunio
El Porter hundiéndose después de ser "alcanzado" por el kamikaze japonés.

presidente roosevelt

Letra chica: aunque comentar es lo que se prefiere, los comentarios que desvirtúen serán borrados.