El filme de Warner disputa la supremacía en un género que crece y mejora día a día y película tras película.



Lego Batman: no todo es Pixar en animación



Aviso: no lleguen un segundo tarde a la proyección de Lego Batman: La película. El Hombre Murciélago, en off, explica el por qué de los títulos, y ya nos prepara para lo que vendrá: más de hora y media de humor animado, parodia, sátira sobre el universo del cómic, Batman en particular, y Hollywood en general.

Al margen de los rumores acerca de Robin, aquí lo central es el ego de Batman. Tiene un desorden narcisístico fenomenal. Siempre actuando solo para salvar a Ciudad Gótica, si un mensaje tiene Lego Batman es que es mejor trabajar en grupo, en conjunto.




link: https://www.youtube.com/watch?v=xgZW4dXzwFw




Difícil para quien vive solo -OK, Alfred le limpia la Baticueva-, se es huérfano y con el ego más inflado que un zeppelin.

Pero ¿qué tal ingresar a la intimidad de Bruce Wayne? ¿Qué come, qué baila, qué ve en su enorme pantalla en su mansión?

Bruce vive en una isla, literal y metafóricamente, habla con su ?compu?, su password es Iron Man apesta y le gusta rapear, come langosta, es celoso y se enamora con facilidad.

La película usa la animación digital para crear la ilusión de que está ambientada en un universo de ladrillos de Lego. Los personajes son muñequitos Lego con rostros pintados casi burdamente. Sus cuerpos y cabeza apenas se mueven, pero, y aquí la distinción, tienen más personalidad que si fueran actores humanos