Prohibido jugar con los niños tirándolos por el aire


En Ocasiones cuando jugamos con nuestros hijos especialmente con los más pequeños de la casa, no tomamos en cuenta que su cuerpecito aún es muy frágil y que nosotros por más suaves que queramos ser, aplicamos fuerza en todo lo que realizamos. Debemos tener mucho cuidado a la hora de jugar con los niños, pues lanzar al aire y luego coger, puede llegar a ser un juego sumamente peligroso, inclusive, podría llegar a ser mortal.

Aunque parezca ¨un juego inofensivo¨ y tu pequeño bebé parezca estar encantado con sentir que vuela, este podría provocar serias lesiones en el pequeño, inclusive el provocarlo discapacidades permanentes, todo por¨un momento de diversión¨.

También el sacudir a los niños de una manera brusaca y violenta, sobre todo a los bebés, puede llegar a tener secuelas en su cabeza derivados de los movimientos tan fuertes que se ejercieron en ellos.

por el aire

Hasta una determinada edad, el cerebro de los niños recién nacidos es muy frágil, así como también su cuerpecito y los músculos de su cuello, por lo que si realizamos algún movimiento brusco con él, al grado de que su cabeza se tambalee, el cerebro se puede golpear contra las paredes del cráneo y los vasos sanguíneos podrían romperse acumulando una gran cantidad de sangre en la cabeza, de esta manera los daños causados podrían llegar a ser irreversibles en el cerebro.

Las anteriores son sólo algunas, pero existen muchas consecuencias que se pueden derivar de este tipo de juegos o movimientos bruscos, aquí te mencionamos unas más:

Pérdida de la audición o disminución de la audición.

Retraso mental.

Ceguera.

Incapacidad para hablar o aprender.

Trastornos motores.

Muerte.

Parálisis cerebral.

Convulsiones.

Parálisis.

Lesiones en la médula espinal.

Ataques epilépticos.

Prohibido jugar

Como podrás observar , la mayoría de las consecuencias son sumamente graves e inclusive muchas de ellas irreversibles, evita este tipo de juegos con tu bebé y movimientos bruscos, recuerda que su cuerpo aún no se desarrolla completamente y que aún sus huesos son muy frágiles. Muchos doctores lo llaman el síndrome del niño sacudido, así que toma precauciones.

Si llegarás a realizar un mal movimiento por error con tu bebé y presenta los siguientes síntomas, acude inmediatamente con su pediatra, el tiempo es primordial:

Convulsiones.

Rigidez.

Pérdida del apetito.

Vómito.

Piel pálida o azulada.

Temblores.

Remplaza este tipo de juego por otros que contribuyan a su crecimiento, tu bebé te lo agradecerá.