Nanes Schnitzer, el millonario más buscado por México
mexico
México. - Uno de los casos más sonados de corrupción fue el de David Miguel Nanes Schnitzer y su presunta empresa Stanford Fondos, que inició actividades en 2005.
El expediente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores de México autorizó a David Miguel Nanes Schnitzer, a través de sus presuntas empresas, a recibir los recursos de inversionistas, que luego serían invertidos en una amplia gama de instrumentos financieros, pero con una única condición: que cualquier cosa que se hiciera, debía ejecutarse en el territorio y mercado mexicano.
Pasado un tiempo, las autoridades mexicanas estuvieron a punto de detenerlo dos veces, sin embargo, los esfuerzos no fueron suficientes. Este personaje no era un narcotraficante, pero sí un estafador millonario, según la denominación que recibió por parte de las autoridades y medios locales.
Schnitzer
Todo comenzó en el año 2000, cuando se crearon en México varias empresas que se ponían nombres que sonaran a instituciones financieras serias, aunque todas tenían como objetivo captar los ahorros de la gente ofreciendo que intereses muy por arriba de los del mercado.
Entre esas empresas, destacaron Rymcapital LLC, Sitma, Inverban y Sifisur. A su vez, los clientes entraron en el juego a través de un engaño y seducidos por el dinero fácil. Al tiempo, estos fueron  víctimas de defraudaciones masivas.
Las investigaciones revelaron que David Miguel Nanes Schnitzer mantuvo una conexión con Stanford Fondos, la cual se volvió un escándalo porque empezó a operar bajo un esquema de pirámide, y los fondos de los ahorristas fueron a parar a una cuenta privada. Sumado a eso, esta empresa tuvo un vínculo con el texano Allen Stanford, quien fue condenado a 110 años en Texas por timar 7 mil millones de dólares.
Stanford fue capturado por la agencia del gobierno de Estados Unidos U.S. Securities and Exchange Commission, conocida como la SEC. Por su parte, Nanes Schnitzer enfrentó una querella de Hacienda desde 2009 a través de la Procuraduría General de la República (PGR), y tuvo  una orden de captura. Pese a ello, el criminal logró escapar de México en varias oportunidades.
Dos años más tarde, un juez giró una orden de aprehensión en su contra.  Sin embargo, el delincuente ya no estaba cerca. Había huido de México, según reseñaron los medios de comunicación. En 2012, nuevamente trataron de capturarlo en Texas, pero no fue posible. Fue así que la PGR trabajó de la mano del Departamento de Justicia de Estados Unidos, sin embargo, la unión de ambas naciones no fue suficiente.
A la fecha, fuentes oficiales de México revelaron que el millonario más buscado fue capturado cuando trató en entrar con identificaciones falsas por el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y ahora permanece en el Reclusorio Sur de la capital del país.