Ya se hicieron públicos por lo menos dos casos de refugiados que fueron detenidos en aeropuertos norteamericanos. Iniciaron una batalla legal.

Trump cumple: ya no entran refugiados a EE.UU.

Varios refugiados y migrantes fueron detenidos este sábado a su llegada a Estados Unidos en aplicación inmediata de una orden firmada este viernes por el presidente del país, Donald Trump.

Los abogados de dos de ellos, iraquíes retenidos en un aeropuerto de Nueva York, presentaron mociones ante un juez para que sean liberados y para poder representar a otras personas que consideran que están siendo detenidas de forma ilegal.

La orden ejecutiva de Trump ordena la suspensión de todas las recepciones de refugiados durante 120 días para examinar los mecanismos de aceptación y asegurarse de que radicales no pisan territorio estadounidense.

Además, suspende durante 90 días la concesión de visados a todos los ciudadanos de varios países de mayoría musulmana hasta que se adopten procesos de "escrutinio extremo", algo que es visto por algunas organizaciones como un paso hacia la prohibición de la migración musulmana.

En principio los países afectados son Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Yemen e Irán, consignó la agencia EFE.

Por ahora se desconoce con exactitud cuántos refugiados y migrantes fueron retenidos a su llegada a EE.UU. en las últimas horas.

En el caso de los dos iraquíes que se encuentran en el aeropuerto JFK de Nueva York, uno trabajó para el Gobierno estadounidense en su país durante diez años, según sus abogados.

El otro, mientras, viajaba a EE.UU. para reunirse con su mujer y su hijo, refugiados tras haber colaborado con el Ejército estadounidense.

Según el escrito presentado ante una corte federal, los dos tenían todos sus papeles en regla y no hay ningún razón que justifique su detención.

Además, los abogados -que trabajan para organizaciones de derechos- denuncian que no se les ha permitido ver a sus clientes y que, cuando preguntaron a los agentes de migraciones con quién deberían hablar para remediarlo, la respuesta fue: "Con el presidente. Llamen al señor Trump".