6 muertos en los peores incendios forestales en la historia de Chile

Este miércoles fallecieron un bombero y dos policías, Los equipos combaten 36 incendios en ocho distintas regiones del país, que convirtieron en cenizas 238.000 hectáreas. El país recibe ayuda internacional, incluído el mayor avión anti-incendios del mundo
Incendios en Sur argentino y chileno...sospechoso

Con la muerte de un bombero y dos policías este miércoles ya son seis los fallecidos en el combate de los incendios forestales más extensos en la historia de Chile, que avanzan sin control en el centro y sur del país.

Según reporta la Corporación Nacional Forestal (Conaf), la tragedia se agiganta y agrega a cada minuto nuevos focos que suman unas 238.000 hectáreas de bosques aniquiladas por llamas que esta tarde acorralaron a dos policías provocando su muerte.

Puedo afirmar oficialmente que lamentablemente se trata de dos víctimas más, dos carabineros de Chile (encontrados) en el río Maule", en el centro del país, informó el ministro del Interior, Mario Fernández.

Pasado el mediodía, se había sumado a las víctimas el joven de 27 años Hernán Avilés, voluntario del cuerpo de Bomberos de la comuna Talagante, en Santiago, que perdió la vida cerca de la ciudad de Constitución (280 km al sur de Santiago) cuando trataba de salvar a los ocupantes de una vivienda rodeada por el fuego.

"Entró al rescate de unas personas de una casa que estaba cerca de ser consumida por las llamas, intentaron salir y las personas y otros bomberos lograron salir, él quedó atrapado y las llamas tomaron la casa y el resultó fallecido", explicó el presidente del cuerpo de Bomberos de Chile, Miguel Reyes a medios locales.

"¡Estoy muy triste! Mis condolencias a la familia y a @BomberosdeChile. Hernán era además un comprometido funcionario de @mop_chile", manifestó la presidenta Michelle Bachelet en su cuenta de Twitter.

Avilés, que se había trasladado a la región del Maule junto con otros compañeros para ayudar en las labores de extinción del fuego, es el primer bombero que pierde la vida en los voraces incendios, en los que perecieron otros tres brigadistas hace dos semanas en la localidad de Vichuquén, también en la región del Maule.

Según el más reciente reporte de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), los equipos combatían 36 incendios en ocho distintas regiones del país, que convirtieron en cenizas 238.000 hectáreas de bosques en una semana.

O"Higgins y Maule son las regiones más afectadas, aunque este miércoles varios incendios se descontrolaron en la sureña región de Bío-Bío.

Unas 45 aeronaves, junto con más de 4.000 funcionarios militares y civiles, se encontraban desplegados trabajando en las labores de control y extinción de los incendios, que ocurren en una zona marcada por una severa sequía en los últimos años. La voracidad de los incendios se vio además alimentada por los fuertes vientos que avivan el fuego y las altas temperaturas que encadenan desde inicios de enero intensas olas de calor.

A los esfuerzos de las autoridades chilenas para combatir el incendio se sumó este miércoles nueva ayuda internacional: unos 50 brigadistas de México se unieron a bomberos militares de Francia para reforzar las labores de los miles de funcionarios chilenos que desde la semana pasada hacen frente al desastre en la zona centro-sur de la nación.

Otros 58 brigadistas de Perú se sumarán en próximos días a las labores.

También, el miércoles temprano aterrizó en Chile el mayor avión anti-incendios del mundo, que puede lanzar 73.000 litros de agua de una vez frente a los 5.000 ó 6.000 litros que descargan los que están trabajando. El Supertanker fue aportado por la chilena Lucy Ana Avilés, que reside en Colorado, Estados Unidos, y quien enfrentó una fuerte resistencia de la CONAF por desconfianza de que la aeronave pueda funcionar en las regiones de O"Higgins y Maule, las más afectadas, por su topografía de pequeños valles rodeados de cordillera, declaró desde Estados Unidos Avilés.

Sin embargo, el Supertanker lanzó 72.000 litros de agua en dos pasadas a 100 metros de altura sobre la amenazada localidad de Hualañe y Empedrado, y los resultados fueron considerados exitosos por el comandante de bomberos de Santiago Sur, Alex Alarcón. "Se humedeció el terreno y se logró aminorar el fuego en zonas a las que no podemos llegar por la geografía, especialmente en cerros, donde cambia el viento", aclaró.

Las autoridades confirmaron que ya están tramitando de nuevas aeronaves para sofocar las llamas.

Con información de AFP, Reuters y AP

Seguro fueron "accidentales , accidentales, accidenta..."

incendios