La causa de enriquecimiento de los kirchner podría reabrirs


"La causa de enriquecimiento de los kirchner podría reabrirse"

La diputada de UNEN Elisa Carrió advirtió hoy que en el caso de que el juez federal Norberto Oyarbide fuera sometido a juicio político y eventualmente destituido, la causa por supuesto enriquecimiento ilícito del matrimonio Kirchner, sobreseído por el magistrado, podría "reabrirse".

"Todas las causas pueden reabrirse a través de lo que se llama "cosa juzgada irrita", es decir, cuando se demuestra que la cosa juzgada fue producto de fraude, de un acuerdo del juez", resaltó la legisladora.

Carrió formuló estos conceptos un día después de que el fiscal federal Patricio Evers pidiera la reapertura de la causa por presunto enriquecimiento ilícito contra el subsecretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Liuzzi, el funcionario que llamó a Oyarbide para que frenara el allanamiento a una mutual.

En declaraciones radiales, la líder de la Coalición Cívica-Ari volvió a acusar a Oyarbide de haberle "prestado demasiados favores al poder político" e insistió en su anhelo de que el magistrado, alguna vez, "diga todo lo que sabe".

"Una parte importante de Comodoro Py responde al poder, a cualquier poder, desde hace muchos años", se lamentó la legisladora nacional.

Consultada sobre si la causa del matrimonio Kirchner por supuesto enriquecimiento ilícito podría volver a abrirse en el caso de que Oyarbide fuera sometido a juicio político y desplazado de su cargo, Carrió expresó que existe esa posibilidad.

"Hay muchos libros sobre la "cosa juzgada irrita", sobre los actos irritos, los actos fraudulentos judiciales y así como usted puede declarar la nulidad de un acto administrativo por ser fraudulento, también puede revisar las causas judiciales irritas, es decir, donde el juez pese a las evidencias cierra la causa", expresó.

Al preguntársele si consideraba a Oyarbide un "hombre rico", Carrió subrayó: "Desconozco cuál es el nivel de su riqueza, sí conozco el nivel de ostentación".

En tal sentido, recordó un episodio en el que le tocó coincidir en un restaurant con el magistrado: "Entra rodeado de guardias de la (Policía) Federal; no saben lo que es verlo entrar, con una comitiva de guardaespaldas; su grado de ostentación es evidente", alertó.

Carrió insistió en lamentar la actuación de Oyarbide y de otros jueces federales que, según su opinión, cerraron causas para garantizarles "impunidad" a funcionarios sospechados de corrupción.

"Muchas de las causas que cerraron al poder y lo protegieron como garantía de impunidad a través de lo que se llama la "cosa juzgada irrita" pueden ser revisadas y ahí (los magistrados) podrán ser sujetos a un juicio político, pero esto será después de 2015", estimó.

Ayer, el interbloque de diputados nacionales de la Coalición Cívica ARI y Proyecto Sur, encabezado por Carrió, presentó un conjunto de cien proyectos de ley entre los que se destaca, justamente, la imprescriptibilidad de los delitos de corrupción.

La iniciativa de ese espacio opositor contempla también el aumento del mínimo no imponible en forma automática según la inflación y medidas contra el narcotráfico.