30/09/2017 - Por Manuel Mora Losada

Pasajero del tren San Martín se queja en boletería

Otro día en mi querida Argentina. Hoy me toca nuevamente subirme al Tren San Martín en el turno noche. Luego de descolgar mi bolso y guitarra de mis ya cansados hombros, hurgo en mi bolso y encuentro la SUBE. Levanto mis pertenencias y párpados, vuelvo a disfrazarme de ekeko y la apoyo en el lector del molinete, el cual marca insuficiencia de saldo. En un suspiro de 22:30 PM, me dispongo a volver a boletería, sin antes contemplar una y otra vez lo que a esta altura llamo "el desfile del hipócrita", o más bien, del cagador.
El hipócrita no paga el boleto. El hipócrita habla y se queja del otro y a la primera de cambio lo perjudica. El hipócrita necesita de una autoridad que le diga que no robe para no hacerlo. El hipócrita no tiene nada y lo tiene todo. El hipócrita vive en Belgrano R y en la Villa 31. El hipócrita se crió en la calle y fue a un colegio bilingüe privado. El hipócrita no tiene un problema de educación, tiene un problema de mentalidad. El hipócrita caga porque lo cagan (me río en voz alta, el pensamiento es demasiado bajo). El hipócrita ES UN MEDIOCRE, y acude a la red de mediocridad para justificarse y no hace, porque total, nadie hace. El hipócrita dice cosas como "si total a nuestra plata la maneja X". ¿Y si le demostrás a X que se puede hacer el bien en lugar de retrucarle el mal? VAS A VIVIR UNA VIDA DE UN "LO QUE HUBIERA PASADO SI..." CONSTANTE, MEDIOCRE!!!

justicia

Este ser tiene un potencial magnífico y decide contagiarse de lo malo en lugar de de lo bueno. Este ser va desde que nació a votar esperando a que aparezca algún Mesías en lugar de darse cuenta de que él mismo y cada uno de los seres sociales tienen a ese Mesías adentro. A este ser le gustaría ser Noruega pero maneja la mentalidad de una rata.
Contame... ¿Qué diferencia hay entre ir a un quiosco y no pagar lo que consumís y subirte al medio de transporte y no abonar el servicio? Impotente, me dispongo a bajar las escaleras y me hago presente en boletería. Presento mi inquietud y me dan el libro de quejas, el cual lleno a la par de a mi alma. Lo devuelvo y en esta oportunidad me quejo pero de forma verbal. Los boleteros se muestran taciturnos y luego complacidos.

tren

- Sos el primero que lo hace - me comenta el que me atiende.
Le respondo que porque la gente se preocupa sólo por lo que los afecta a ellos: por el celular que les robaron, por el vendedor ambulante que lo trató mal, por el tren que se atrasó y les perjudicó la llegada a SU trabajo, sin darse cuenta de que cuando otro no paga está afectando a absolutamente todo el resto. Pero claro, como tienen la misma ceguera egocéntrica que cuando votan, ocurre lo que ocurre.
Me marcho felíz y sin dejar de pensar en las palabras del boletero: "Sos el primero que lo hace".
- Estoy convencido de que no voy a ser el último - me respondo a mi mismo.
No escribo esto para vanagloriarme sino para concientizar. Si coincidís conmigo te pido por favor que consultes por el libro de quejas presente en cada una de las estaciones y te hagas escuchar, ya que mientras más seamos el eco tiene un mayor alcance. Basta de pasividad, basta del despreciable "todo está perdido", basta de esperar la iniciativa del otro para mover piezas, basta del votar para que te salven cuando tenés la posibilidad diaria de demostrar alternativas de cambio. Basta de naturalizar la hipocresía, la corrupción, el desgano, la pobreza, las quejas que no van más allá de sí mismas. Nos sobra riqueza, empecemos a ponerla en juego.

Ni Néstor, ni Cristina, ni Mauricio, ni Sergio: ARGENTINA. Gracias por leer hasta el final.

san martin



pagar

Linea