Saca a su madre de su propia casa para vivir de la renta
Mientras que muchos de nosotros nos andamos partiendo el lomo para ayudar a nuestra jefecita y que ella viva bien, éste infeliz sacó a la suya a la calle.


casa


Y sí chavos con todo y chivas, la señora Vicenta Herrera de 80 años anda viviendo en la banqueta, afuera de la que era su casa, con todos sus muebles y sus cosas porque su hijo Rogelio Mancha Herrera la sacó a la calle, que porque quiere rentar la casa y obviamente quedarse con el dinero.

madre


Encontraron a la doñita en la calle con todas sus cosas entonces le preguntaron qué qué le había pasado, así que la señora comenzó a decir que de sus 9 hijos Rogelio es el único infeliz capaz de hacerle ésto, que ella ya está jubilada y a penas vive con la pensión que le da el gobierno y platicó que hasta su marido le tiene miedo a éste hijo de la? señora Vicenta porque se lo madr¡aba bien y bonito.

vivir


Ah, pero Rogelio no llegó nada más así por sus wevitos eh!, sino que se tomó el tiempo de ir a las autoridades quienes le dieron el papel que abala el desalojo y todavía le autorizan el uso de la fuerza pública para que pudieran sacar a Vicenta de su casa.

Y pues ya saben cómo son los puercos, con los delincuentes bien mansitos, bien amiguitos y con las viejitas hasta parecen soldados de Afganistán. Chequen la orden del juez éste.


Renta


Le preguntaron a Doña Vicenta que qué iba a hacer, y ésto fue lo que dijo: ?Quiero que me ayuden para vivir los días que me quedan?, y cuando le preguntaron que a dónde vivía, la mujer contestó: ?Ahí me meto, debajo del techito, mientras a ver que se resuelve? ¿Pos qué hago??.

Su hija salió diciendo que ellas no saben de leyes que lo único que quieren es que se le haga justicia a su mamá, pero le tienen miedo al hermano.


Saca a su madre de su propia casa para vivir de la renta


Y pues seamos honestos mis chavos, con la justicia y el gobierno como está, o sea de la shingada, es más fácil que la doñita  termine sus días en la calle a que ?se le resuelva algo?.


casa