Revisa si tienes parásitos o cáncer
Revisa si tienes parásitos o cáncer mirando tu cuello!

15 NOVIEMBRE, 2016


cancer



Revisa. Hacer un autoexamen rápido es una forma fácil de detectar ganglios linfáticos hinchados y otros bultos o protuberancias que podrían causar preocupación. Estas glándulas que se encuentran comúnmente en el cuello, la axila, la ingle y la espalda son una parte importante del sistema inmunológico que ayudan a tu cuerpo a protegerse de la infección y la enfermedad, por lo que también pueden servir como señales de advertencia para muchas enfermedades y condiciones. De hecho, simplemente revisando los ganglios linfáticos en tu cuello, puedes saber si estas en riesgo de parásitos y cáncer.


Tus ganglios linfáticos son pequeñas glándulas en forma de riñón que transportan nutrientes, desechos y fluidos del torrente sanguíneo y de los tejidos corporales. Por lo general, los ganglios linfáticos no son incómodos o dolorosos, y es probable que ni siquiera sepas que están allí. Sin embargo, si uno de tus ganglios linfáticos se hincha o se inflama, eso es un buen indicador de que algo está mal.

Causas comunes de los ganglios inflamados

Si descubres un bache en tu cuello, detrás de tu oreja, o en otros lugares, es probable que sea un ganglio linfático hinchado. Aunque es probable que la hinchazón no sea más grave que un resfriado común, es importante que tu médico evalúe la glándula para resolver nuestras preocupaciones más graves, como una lesión, inflamación, parásitos y cáncer. Algunas de las causas más comunes de hinchazón de los ganglios linfáticos situados en el cuello específicamente son:

  • El resfriado común, el sarampión, la varicela, la mono y otros virus comunes, así como afecciones más graves, como el herpes y el VIH.

  • Estreptococos, estafilococos, enfermedad por arañazo de gato, tuberculosis y otras enfermedades bacterianas, así como afecciones de transmisión sexual, como la sífilis y la clamidia.



  • Histoplasmosis, coccidiomicosis y otras enfermedades fúngicas.

  • Toxoplasmosis y otras infestaciones parasitarias.

  • Lupus, artritis reumatoide y una serie de otras condiciones inflamatorias.

  • Cáncer de pulmón, linfomas, leucemia y otros tipos de cáncer relacionados con el sistema linfático.

parasitos


tienes