Hitler en sus comienzos



Introducción

Hasta 1918 las personas de su entorno le consideraban un bicho raro, a veces objeto de burlas benignas o un personaje ridículo, desde luego no era considerado un futuro líder nacional. Todo cambio a partir de 1919, donde paso a ser objeto de la adulación de las masas, al final casi sin límites.

La respuesta puede encontrarse en el cambio de circunstancias de la sociedad alemana:
?Traumatizada por la derrota de la primera guerra mundial
?La agitación revolucionaria
?Inestabilidad política
?Miseria económica
?Crisis cultural

Por ello se considera que Hitler en cualquier otra época podría haber sido fácilmente un ?don nadie?.
La clave para entender como Hitler pudo conseguir y ejercer su poder, el autor Ian Kershaw recurre al concepto de ?autoridad carismática? que fue ideado por el sociólogo alemán Max Weber. Este principio explica que un ?seguidores? en medio de una situación de crisis, proyectaban en un único líder elegido atributos heroicos y veían en el la grandeza personal.


Familia

En 1876, el hombre que sería su padre cambio su nombre de Alois Schicklgruber por el de Alois Hitler. No cabe duda que el famoso saludo ?Heil Schicklgruber? habría resultado impropio para un héroe nacional.

hitler

La mama de Hitler llamada Klara era prima segunda de su papa Alois, necesitaron esperar 4 meses para poder obtener el permiso de la Iglesia para casarse. Tuvieron 6 hijos de los cuales sobrevivieron 2, Adolf y Paula.

Su Padre falleció el 3 de enero de 1903, sufrió un colapso y murió mientras bebía su vaso de vino matutino.


Juventud

comienzos
Foto escolar de Hitler en Leonding, 1899.

En 1905, a los 16 años, utilizo una enfermedad (fingida o más probable exagerada) para convencer a su madre de que no estaba en condiciones de seguir estudiando y dejo definitivamente los estudios.

Hitler era un fanático de Wagner. La primera ópera de Wagner que vio y la que sería por siempre su favorita era: ?Lobengrin?.

En un periodo de 4 meses su madre falleció y no pudo entrar a la academia de Bellas Artes en Viena. Su sueño de convertirse en un gran artista fracaso. Y en 1908 lo rechazaron por segunda vez.



Influencias



historia

*Hitler tenía muy poco respeto al sexo femenino, pero ideas muy rígidas sobre las relaciones entre hombres y mujeres. Solía decir que los hombres, si quisieran, podían adoptar un estilo de vida estrictamente moral. Estas ideas coincidían con un código moral que preconizaba el movimiento pangermánico austriaco vinculado a Georg Ritter von Schonerer, cuyo nacionalismo alemán radical y antisemitismo racial había admirado Hitler desde sus días en Linz. Dicho código también propugnaba que el celibato hasta los 25 años era saludable, también aconsejaba adoptar los hábitos alimenticios correspondientes (evitar consumo de carne y bebidas alcohólicas, que se consideraba estimulantes para la actividad sexual). Y para mantener la pureza de la raza germana había que evitar las relaciones con prostitutas, que había que dejar para los clientes de razas inferiores. ?Adolf solía beber leche, o a veces zumos de frutas, pero no probaba el alcohol. Y tampoco fumaba. El único lujo que se permitía era la opera.


Antisemitismo

No hay ningún testimonio de la actividad de Hitler durante los 9 veces que vivió en Felberstrabe. Esta etapa de su vida en Viena sigue estando poco clara. No obstante, se ha supuesto a menudo que fue precisamente en esos meses cuando se convirtió en un antisemita racial obsesivo.

Se cree que leía una revista llamada Ostara, escrita por Adolf Lanz, quien más tarde fundaría su propia orden, La Orden de los Nuevos Templarios (provista de una gran variedad de signos y símbolos místicos, incluida la esvástica). El remedio de Lanz para recuperar la raza aria era la pureza y la lucha racial, que implicaba la esclavitud y la esterilización forzosa, o incluso el exterminio de las razas inferiores, aplastar el socialismo, la democracia y el feminismo. Lanz ocupa un lugar único en la historia como el hombre que le dio a Hitler sus ideas.

Hitler menciona un episodio concreto que le abriría los ojos a la ?cuestión judía?:
En ocasión, mientras paseaba por el centro de la ciudad, me encontré de pronto con una aparición, un hombre vestido con un caftán negro y tirabuzones negros. ¿Es esto un judío?, fue mi primer pensamiento. Porque, sin duda, en Linz no tenían ese aspecto. Observare a aquel hombre furtivamente y con cautela, pero cuanto más contemplaba su rostro extranjero, escudriñando cada rasgo, mas adoptaba mi primera pregunta una nueva forma: ¿Es esto un alemán?.

Tras aquel encuentro, Hitler comenzó a comprar panfletos antisemitas. Ahora veía que los judíos no eran alemanes de una religión especial, sino un pueblo en sí mismo: Empecé e ver judíos dondequiera que iba, y cuanto más veía, más claramente se diferenciaban a mis ojos del resto de la humanidad. Hitler paso a vincular a los judíos con cualquier mal que percibía (la prensa progresista, la vida cultural, la prostitución) y lo que es más importante, los identificaba con la fuerza motriz de la socialdemocracia.


Contradicciones

Tras la muerte de su mama, Hitler enviaría postales con afectuosas muestras de gratitud y le regala una de sus acuarelas al doctor Bloch, el medico judío que había tratado a su madre durante su última enfermedad.

Testimonios del gente que vivió con Hitler en el albergue para hombres en la primavera de 1912 dijeron que Hitler se llevaba excepcionalmente bien con los judíos y en una ocasión dijo que eran un pueblo inteligente que se mantiene más unido que los alemanes. Aunque hay hipótesis de que Hitler solo fingía para poder sacar provecho a sus necesidad personales, y que claramente era un hábil manipulador.



Primera Guerra Mundial

El domingo 28 de junio de 1915 se divulgo la sensacional noticia del asesinato en Sarajevo del heredero del trono Austriaco, el archiduque Francisco Fernando, y de su esposa. El ardor guerrero se apodero de Alemania, al igual que de otros países de Europa, y a principios de Agosto, el continente ya estaba en guerra.

Para Hitler la guerra era un regalo del cielo. Desde su fracaso en la Academia de Bellas Artes en 1907 no había hecho mas que vegetar. La guerra claramente le ofreció una salida, a los 25 años, algo le proporcionaba por primera vez en su vida una causa, un compromiso, camaradería, disciplina externa, una especie de trabajo fijo, una sensación de bienestar y por encima un sentimiento de pertenencia. Su regimiento se convirtió en un hogar para él.

primera guerra mudnial
La multitud en Odeonsplatz, Munich, recibe la noticia de la proclamación de la guerra el 2 de agosto de 1914. Hitler en el circulo.

El 3 de agosto, inmediatamente después de la manifestación de Feldherrnhalle, envió una petición personal al rey Luis III de Baviera para servir como austriaco en el ejército bávaro. Al día siguiente recibió con una alegría sin límites la respuesta de la delegación del gobierno aceptando su solicitud. En cualquier caso, no era la delegación del gobierno, sino el Ministerio de la Guerra, el único que tenía potestad de aceptar a extranjeros (austriacos incluidos) como voluntarios. En realidad, lo que hizo posible que Hitler sirviera en el ejército bávaro no fue la eficiencia burocrática, sino un descuido burocrático.

El 3 de noviembre de 1914, Hitler fue ascendido a cabo. El 9 de noviembre fue destinado al estado mayor del regimiento como ordenanza, uno mas de un grupo de 8 a 9 correos cuya tarea consistía en llevar ordenes a pie, y a veces en bicicleta, del puesto de mando del regimiento a los jefes de unidad y batallón del frente, situado a 3 km de distancia. De los 8 correos asignados, 3 murieron, y otro fue herido en un enfrentamiento con un soldado Francés el 15 de noviembre; dos días mas tarde exploto un obús francés en el puesto de mando poco después de que Hitler hubiera salido de allí, matando o hiriendo a casi todo el personal. El 2 de diciembre le concedieron la Cruz de Hierro de segunda clase y de ese modo se convirtió en uno de los 4 correos de entre los sesenta hombres del regimiento que recibieron ese honor. Hitler diría mas tarde que fue el día mas feliz de su vida.

El 27 de septiembre de 1916 después de dos meses de intensos combates en la segunda batalla de FROMELLES, en que se contuvo con dificultad una ofensiva británica, el regimiento se traslado al sur y el 2 de octubre estaba combatiendo en el Somme. A los pocos días Hitler resulto herido en el muslo izquierdo cuando estallo un obús en el refugio de los correos, recibió tratamiento en un hospital cerca de Berlín. Era la primera vez que pisaba Alemania en 2 años.

Hitler quería regresar al frente lo antes posible. Regreso el 5 de marzo de 1917 a su regimiento. Por aquel entonces estaba muy extendido el uso del gas en las ofensivas y la protección contra el mismo era mínima y primitiva. La noche del 13 al 14 de octubre el propio Hitler cayo victima del gas mostaza en las colinas al sur de Wervick. La guerra había terminado para el. Fue en Pasewalk, mientras se recuperaba de su ceguera pasajera donde Hitler se enteró de la devastadora noticia de la derrota y la revolución, que calificaría de ?la mayor vileza del siglo?.



Bibliografia:
"Hitler" - Ian Kershaw