Más de 200 originarios se refugian del ELN en Colombia
pueblo
Colombia.- Pueblo originario de la reserva Gitó Dokabú debió desplazarse al ser amenazados por el ELN.
Más de 200 personas originarias, entre ellos más de cien niños, fueron desplazados esta semana de sus territorios por amenazas atribuidas a miembros de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), según informó este viernes la estatal Defensoría del Pueblo.
La institución se encuentra brindando apoyo a 239 personas, entre ellas 103 son menores de edad. Todos pertenecen a los pueblos originarios de la reserva Gitó Dokabú, que habitan en el departamento de Risaralda.
En el comunicado detallaron que estas personas están siendo afectadas por la presencia de hombres armados que pertenecen al ELN.
El Ejército de Liberación Nacional se dispone a lanzar la semana que viene en Quito negociaciones de paz con el gobierno colombiano y así poner fin a más de medio siglo de conflicto armado.
personas
Mauricio Redondo, defensor delegado para Desplazados, dijo que hace dos días estas comunidades originarias que hacen vida en esa reserva denunciaron amenazas del ELN. Por lo que debieron desplazarse de forma forzada y masiva a la capital del municipio de Pueblo Rico, Risaralda, lindero con Chocó.
En el comunicado de la defensoría del pueblo informaron que les están prestando ayuda humanitaria durante su estancia. También detalló que entre los damnificados hay cinco niños y dos mujeres embarazadas que se encuentran en delicado estado de salud.
De acuerdo con los testimonios de las personas originarias desplazadas, el ELN está ocupando zonas donde las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) tienen presencia histórica, lo cual es un "motivo de preocupación" para las autoridades colombianas.
Este fin de semana las autoridades del pueblo originario evaluarán las condiciones de seguridad para un eventual regreso digno de los desplazados.

Por otra parte, el gobierno de Juan Manuel Santos y el ELN, que cuenta con unos 1.500 combatientes según cifras oficiales, dijeron que el 27 de octubre instalaran una mesa formal de negociaciones, tras acercamientos secretos desde que se vienen desarrollando desde enero de 2014.
Los diálogos públicos fueron anunciados desde el mes de marzo, pero han permanecido en suspenso, ajustados a la liberación por parte del grupo armado de todos los secuestrados que tienen en su poder.
La misma condición fue impuesta por el gobierno a las FARC antes de iniciar conversaciones de paz en Cuba en el año 2012.