El jefe de Gobierno porteño envió un mail con el asunto "No hay nada que lo impida", en el que adjuntó un mapa nacional que tiene dibujados encima los territorios de algunos países en los que "se diseñan entre otras cosas los Samsung y Toyotas del mundo", para demostrar que entran "sin mucho esfuerzo", en un curioso paralelismo entre extensión territorial y desarrollo con el que intenta explicar lo que la Argentina puede llegar a ser.

El mapa de Macri para lograr el desarrollo de la Argentina

Alemania, Nueva Zelanda, Israel, Japón, Corea del Sur, Noruega, Finlandia, Singapur y Holanda son las naciones que presenta Mauricio Macri para argumentar que pese a que algunas "tienen tierras infértiles o muy pocas riquezas naturales, y otras, además, están rodeadas por enemigos" eso no les impide "prosperar".

"¿Por qué ellos pueden ser exitosos y nosotros no? ¿Por qué Israel que es más chico que Tucumán es una potencia mundial en innovación? ¿O por qué Corea del Sur, que cabe en el territorio de Salta, es líder en tecnología? ¿Por qué Nueva Zelanda es uno de los países con mayor calidad de vida del planeta y nosotros no?", se pregunta Macri, quien realiza un análisis comparativo entre el tamaño de las naciones y su liderazgo económico, político, tecnológico o de desarrollo humano, ejes que entiende como claves para lograr el desarrollo.

Sin embargo, esta mirada deshistorizada no tiene en cuenta factores importantes en la evolución de esos países, como los millones de dólares que recibió Alemania occidental con el Plan Marshall o el hecho de que Noruega sea una potencia petrolera. Tampoco hace mención a las razones o errores históricos por los que ?según su visión- la Argentina no pudo alcanzar ese anhelado desarrollo.

En la búsqueda de argumentos sobre el atraso relativo de la Argentina frente a esas naciones, el líder del PRO opina: "No podemos echarle la culpa a nadie de afuera, ni siquiera a la geografía. Fuimos nosotros mismos, o mejor dicho, fueron los que elegimos para que nos representen los que lo hicieron".

"Cambiar las cosas ahora está en nuestras manos. Puede ser rápido y definitivo. Si elegimos la dirección correcta podemos ser tan prósperos como cualquiera, como Corea, Nueva Zelanda, Alemania o Israel. No hay nada que lo impida. Nos sobra coraje, riqueza, humanidad, creatividad, agua, energía, tierras fértiles, montañas ricas y la libertad para hacerlo", asegura Macri, en plena campaña electoral para alcanzar la presidencia en 2015.

Y concluye su correo con una invitación a acercarse a su partido: "Te pido que mires por última vez hacia atrás para ver lo que pudimos haber sido y no fuimos. Ya está. Ahora sólo miremos hacia adelante y vayamos a buscar el destino que nos corresponde. Hay mucho trabajo por hacer. Ya es la hora. ¡Sumate acá!".

"Una cosa más. El primer paso para cambiarlo todo es abandonar el enojo y el rencor. Estemos felices de empezar algo nuevo y seremos invencibles", agrega en la posdata del mail.