+10 si no conocias este Volkwagen Golf A59-2

En 1993 fue presentado como prototipo el Volkswagen Golf III A59. Bajo un nombre anodino se encontraba el sustituto del poco conocido Volkswagen Golf II Rallye.

El kit de carrocería era de kevlar, la suspensión específica y las ruedas tenían medidas 205/50 ZR16, los rumores hablaban de lazos de sangre con el Audi RS2, pero probablemente sólo sean rumores pues sus arquitecturas son completamente diferentes. Con un tamaño de 4.02 metros y una batalla de 2.475 mm tuvo que ser todo un juguete en pistas de tierra y carreteras reviradas. Las unidades de pruebas rodaron nada menos que 20.000 km en el exigente Nürburgring Nordschleife.


info

Este último era esencialmente un Golf preparado para su participación en rallyes, su motor 1.8 llevaba un compresor volumétrico y entregaba los mismos 160 CV que los Golf G60. Un kit de carrocería agresivo y tracción total Syncro completaban una edición limitada a 5.000 unidades que se vendía por el doble de precio que un Golf GTI básico.

Sólo dos unidades vieron la luz del día, una se vendió a un particular y la otra está en un museo propiedad de Volkswagen. Ambas nacieron para su homologación para el WRC, pero la producción proyectada de 2.500 unidades hubiese resultado demasiado cara, teniendo en cuenta que se venderían a 80.000 marcos (42.000?) y aún así Volkswagen perdería dinero en cada unidad. De haberse producido no habrían sido rival para los Ford Escort Cosworth o las primeras generaciones del Mitsubishi Lancer Evo, sin duda.


volkswagen

No tuvo mucho éxito en competición, la reválida era el Golf A59, que por desgracia se quedó en la fase de prototipo. Con un chasis reforzado, se utilizaba de nuevo la tracción total permanente Syncro y se acoplaba a un motor de infarto. Hablamos del 2.0 del Golf III GTI, que con la ayuda de un turbo KKK entragaba la friolera de 275 CV a 6.000 rpm y 375 Nm de par motor a 3.500 rpm. Llevaba inyección electrónica Bosch Digifant, catalizador y una caja de cambios manual de seis relaciones.


taringa

Como se puede comprobar en las imágenes, no era ni remotamente parecido al Golf VR6, el más potente de la generación, que con un seis cilindros de 2.8 litros apenas llegaba a los 200 CV. Las prestaciones de esta máquina eran impresionantes: 0 a 100 km/h en 4.2 segundos y una velocidad máxima fijada en 270 km/h, aunque las malas lenguas hablan de que podía superar esa cifra con comodidad. La dinámica fue un factor muy importante en su desarrollo, así como un peso bajo, 1.373 kg en vacío.


imagenes