El chico de segundo año envió por Whatsapp unas imágenes en las que se lo ve teniendo sexo con una compañera. El padre del menor dijo que su hijo "está destrozado" y que "apelará la medida que tomó la escuela". Especialistas en comunicación e infancia afirman que "es hora de que los adultos se involucren en la construcción de una ciudadanía digital de los niños y adolescentes".

Lo expulsaron del colegio por difundir video porno

Un adolescente de 15 años fue expulsado del Colegio River, del barrio porteño de Núñez, después de difundir un video en el que se lo ve manteniendo una relación sexual con una compañera de la institución. El chico fue expulsado el 16 de junio pasado por la difusión de las imágenes.

Si bien la familia del menor interpuso un amparo en la Justicia para conseguir su reincorporación, la Cámara Nacional en lo Civil convalidó lo dispuesto por el colegio.

En tanto, el padre del alumno lamentó que ?nadie dio contención? a su hijo, y anticipó que apelará la medida porque el adolescente ?también tiene derechos que no fueron respetados?. Según se supo, el establecimiento ejerció el derecho de admisión y el 15 de junio último expulsó al alumno de segundo año, por exhibir por Whatsapp imágenes de relaciones sexuales que mantuvo con una joven de su misma edad.

Desde el colegio

Gastón Corti, responsable legal del instituto educativo definió ?la expulsión como una decisión de carácter excepcional. No es lo ideal y nosotros lo sabemos porque el chico se queda sin escuela a mitad de ciclo lectivo. Tomar esta decisión no es grato pero consideramos que la gravedad del hecho requería esta resolución?.

"Esa chica que quizás aceptó la filmación en un contexto de intimidad de repente sus imágenes están en todos lados y queda un registro, el día de mañana ella se postula para ser jueza o lo que sea y alguien puede retomar el video, o sea que el daño es inconmensurable?.

El mismo responsable legal admitió que ?la difusión de estas imágenes es un desafío para todas las comunidades educativas, la tecnología ha evolucionado a gran velocidad y cuando pasan este tipo de situaciones la instituciones tienen que responder de alguna forma?.

Un problema sin solución

"Es cierto. Tomar el caso como si fuera algo aislado es seguir cargando toda la responsabilidad en una sola persona, sin asumir que se trata de un problema de padres, docentes, instituciones educativas y organizaciones de la sociedad, que tienen que dejar de decir: la tecnología no es lo mío?, dijo Federico Dada, representante del gobierno de Salta en el Consejo Asesor de Comunicación e Infancia (Conacai).

"Los adultos tenemos que aceptar que vivimos en un mundo con espacios digitales. Los chicos los usan, pero muchas veces no entienden el concepto de privacidad y de respeto. Somos nosotros los que debemos pensar hacia el interior de las instituciones, cómo dar ese salto para poder ayudar a la infancia y a la adolescencia a construir una ciudadanía digital basada en valores?, informó Dada.

El especialista en Comunicación estimó que urgen políticas públicas en torno a esta problemática que no depende tanto del consentimiento o no de quien fue fotografiado o filmado, sino de un uso responsable y seguro de las nuevas tecnologías.

"Lo peor que podemos hacer es tratar cada caso en forma aislada y recomendó que los padres acompañen a sus hijos también en el espacio digital, para que aprendan a reconocer responsabilidades y roles, atendiendo al uso positivo y riesgos posibles como el grooming?, completó.

Ezequiel Passerón, director de Faro Digital, ONG que busca construir un uso responsable de Internet y las redes, sostuvo que ?todo lo que vamos publicando va construyendo una imagen, una identidad que va dejando una huella digital, que muchas veces puede circular por otros contextos y convertirse en un perjuicio imposible de resolver?.

"Los chicos tienen que entender que cuando publicamos en Internet estamos construyendo una identidad que después de publicada ?es muy difícil, casi imposible detenerla en su circulación?, explicó Passerón.
Para que esto sea posible, añadió el responsable de Faro Digital, ?hace falta que los chicos -que son los que rápidamente se han apropiado de las nuevas tecnologías- reciban por parte de padres y docentes la información necesaria para construir reglas consensuadas para la convivencia social digital?.

Datos que reflejan la realidad

La semana pasada Salta fue sede de un encuentro en el que se difundió ?Chicos Conectados? una medición de Unicef que reveló que los chicos entran por primera vez a Internet a los 11 años; 9 de cada 10 usan el teléfono celular para navegar; 8 de cada 10 chicos vivieron experiencias negativas al usar la web en el último año.

El dato significativo revela que al momento de buscar ayuda, la persona más elegida -antes que adultos de referencia- fue un par del adolescente (56%); y un 68% de los chicos y chicas manifestó que su familia conoce entre más o menos y poco o nada.