No se trata de frases mágicas, más bien son frases disfrazadas para decirle a la otra persona ¿quieres sexo?, y a pesar de que la revolución sexual estallo hace más de 3 décadas y actualmente existe una apertura sexual más abierta sigue resultando muy difícil la frase de apertura; pero ya hay frases clásicas que cuando las escuchas sabes que es lo que hay detrás de ellas
Frases implicitas para garchar



Ven a mi casa a hacer galletas
Esta es una frase que solo una mujer puede pronunciar, digo, no se vería muy bien visto que un hombre invitará a una mujer a hornear galletas, digo, si te pasará pensarías que el chico en cuestión es gay y que vas a ir a hacer galletas, pero cuando una mujer invita a un chico que le gusta mucho a su casa a hornear es muy probable que habrá otra actividad de fondo; eso o en verdad te está invitando a hornearintimidad



Quieres ver una película en mi casa
Al igual que la frase de arriba, eso de ir a ver películas no es lo que la otra persona tiene en mente, más bien se trata de encubrir sus intenciones, y aunque llegues a su casa y este el DVD puesto eso de estar abrazados y muy cerca da pie a besos o por lo menos un buen faje.

Sexo



Mi familia no va a estar en toda la tarde
O sea, nadie anda por ahí diciendo a extraños: no hay nadie en mi casa, decir eso es como invitar a que te roben, cuando informas que tu casa está libre de mirones es una clara invitación para ir a disfrutar de acción cuerpo a cuerpo.

mensaje subliminal



Hablar de lo bueno o buena que eres en el sexo oral
A este punto es indistinto hacer referencias a cualquiera de tus experiencias sexuales orales o normales, cuando alguien te está presumiendo que tan bueno es en el sexo es porque quiere que la conversación termine en una proposición indecorosa.

flirtear

¿Quieres conocer mi cuarto?
Esta es un clásico, digo, quien querría conocer tu cuarto a no ser que quiera sexo, a menos claro está que sea tu mejor amigo o amiga, ahí no aplica. Solo funciona cuando es tu galán o galana.

Frases implicitas para garchar

intimidad