La mentira como método (Ancap) - Jorge Batlle

20 de septiembre de 2016

En la época del gobierno nazi el Ministro de propaganda de Hitler el Sr. Goebbels sostenía que una mentira reiterada se transformaba en verdad. Este método es el que aplica el gobierno del Frente Amplio con referencia a la situación económica de ANCAP.

Primera mentira: afirman que en el primer semestre ANCAP ganó 78 millones de dólares. Si es monopolista, importa petróleo, lo refina y lo vende con un precio mucho mayor que el costo final no solamente puede ganar 78, puede inclusive ganar mucho más porque como no compite con nadie fija el precio que se le da la gana. ANCAP declara que no puede bajar el precio del combustible por las deudas que tiene, por lo tanto, no está ganando nada, nos está cobrando por encima de lo que vale para pagar la deuda que tiene, que es muy alta, de corto plazo y en dólares.

Segunda mentira: ANCAP presenta un balance falso porque cua
ndo habla de sus deudas se olvida de señalar que hay una de 600 millones de dólares que es un regalo que le hizo a ANCAP el Estado pagando la deuda que tenía con Pedevesa y que el ANCAP no podía pagar. Entonces, si se borran del endeudamiento de ANCAP 600 millones de dólares que lo paga cada uruguayo en los servicios de deuda del estado nacional, es posible que el ANCAP pueda decir que ganó 78. Es como si usted tuviera su casa hipotecada y viene un tercero y le paga la hipoteca, ¡una maravilla!, diría Astori, alguien pagó mi deuda, vino el Sr. Estado y pagó la deuda del Sr. Estado llamado ANCAP.

Tercera mentira: dice la Presidenta de ANCAP ?el negocio del portland está lejos del punto de equilibrio y el de la cal también?. De acuerdo a los datos suministrados por las oficinas contables de la ANCAP el negocio de la cal y el del portland, como están conformados, seguirán perdiendo plata, poca ó mucha, pero perdiendo plata. En el asunto de la cal eligieron mal la cantera, que no tiene la calidad necesaria para atender las obligaciones con Brasil, que los obliga a comprar cal buena en Lavalleja y además la máquina instalada en Treinta y Tres pierde el 20% de lo que muele de la cantera sobre la que opera. Del portland es tan grave lo que sucede que tienen sin armar en contenedores desde el 2014 un horno entero que no pueden instalar.

Cuarta mentira: Alur: esta es la mentira mejor organizada, o sea, la tal mentira. Alur es una empresa privada propiedad de ANCAP. Por lo tanto Alur no puede ser controlada porque está bajo el régimen jurídico de las empresas privadas (¡otra maravilla!). Todo lo que Alur produce, por Ley, lo compra ANCAP. Alur fija el costo que quiere, aunque sea el más caro del planeta y ANCAP está obligado a pagarlo y además de eso ANCAP subsidia ese altísimo costo con un porcentaje fijado por Ley que se aumentó con efecto retroactivo del 5% al 35%. Como consecuencia Alur da ganancia y ANCAP da pérdida y todas y todos los orientales lo pagamos en las tarifas de combustible que es el más caro del Mercosur. (¡La más grande de todas las maravillas!).

¿Cuál es la solución?.

Bastante simple: COMPETIR. Que se abra el Uruguay al mundo en materia de combustibles. Que compita en biodiesel, que compita en combustibles, y con eso el ANCAP mejorará y los combustibles serán más baratos.