Un juez que sabe de justicia. (Historia)

Amigos Taringueros, bienvenidos a este pequeño post en donde les contare una historia que una vez leí en alguna revista cuando era un infante. Nada tiene de especial pero, aporta a la inteligencia colectiva.
A la historia.
"Hace mucho tiempo en un pequeño pueblo un mendigo que había conseguido un pedazo de pan duro paso frente a una rotisería donde unas albóndigas de freían lentamente en un freidora ubicada en la vereda de la rotisería. Entonces el mendigo cansado de comer pan duro con el mismo gusto de siempre se le ocurre sostener su pan sobre el humo que salia de la freidora llena de albóndigas, con esto pretendía cambiar el gusto del pan y así mismo lo consigue. En esto el dueño de la rotisería lo vio haciendo semejante hazaña y encolerizado sale a enfrentarse al mal viviente y lo agarra del cuello pidiéndole que le pague por haber posado su pan sobre sus albóndigas. El mendigo, obviamente no tenia para pagar. En eso pasa un policía y ve la discusión y tomando bajo custodia al mendigo escucha la versión del dueño de la rotisería y la versión del mendigo. Como el policía no sabia que hacer decide llevarse a los dos frente al juez del pueblo.
El juez era un hombre anciano muy respetado y justo. Llama al dueño de la rotisería y al mendigo a declarar sus versiones y las escucho atentamente. Entonces pregunta al dueño de la rotisería que pretendía del mendigo. A lo que el dueño le dice que como el mendigo poso su pan sobre su freidora quería un pago justo por esto. El juez, un hombre muy sabio y benevolente pregunto al dueño de la rotisería si podía pagar la deuda del mendigo, el dueño, un poco confuso le dijo que si podía hacerlo. El juez introduce su mano en el bolsillo de su pantalón y saca un pequeño puñado de monedas y le dice al dueño de la rotisería que se acerque a él, el dueño se acerca y el juez sacude la mano que tenia las monedas cerca de la oreja del dueño y le dice, como el mendigo tomo el aroma que salia de su freidora es justo que yo pague con el sonido de mis monedas. Y luego pregunta al dueño de la rotisería si tenia algo mas que agregar.
El dueño de la rotisería muy apenado le dice que no y, a la orden del juez, se marcha del lugar." FIN

Bueno, eso era todo. Me gusto mucho la historia y siempre la recuerdo. Cumple con el protocolo porque aporta a la inteligencia.
Gracias.

Un juez que sabe de justicia. (Historia)

El contenido de la historia que acabo de contar es pura y exclusivamente de la revista Argentina Billiken. Es una edición del año 2004.