Penarol suma otra eliminación en su cancha

Igualó 1-1 con Luqueño y se despidió en primera fase

Penarol suma otra eliminación en su cancha

Llegó el momento para Peñarol. Debe ser hoy. No hay otra oportunidad. Es la ocasión para ganarle a Sportivo Luqueño como local y clasificar a la segunda fase de la Copa Sudamericana, la que hasta ahora se le ha negado a los carboneros.

El plantel se encuentra tranquilo pese a la lesión sufrida por su capitán, Carlos Valdez, el pasado domingo en plena práctica cuando sufrió una fractura en una de sus costillas. Su lugar será ocupado por Maximiliano Perg, quien debutará con la camiseta mirasol.

A su vez, el técnico Jorge "Polilla" Da Silva, también hará debutar en el lateral derecho a Alex Silva, a quien probó y ve mejor que Andrés Rodales. Silva no había podido jugar en el inicio copero en Luque debido a que había padecido un esguince de tobillo en solo 23 minutos que había disputado en un amistoso contra Lanús.

Son dos variantes que cambian mucho lo que es la tradicional línea de fondo aurinegra y hay que ver cómo se acoplan a un equipo que es prácticamente nuevo.

Peñarol consiguió un valioso empate en el encuentro de ida la semana pasada (0-0) por lo que con una victoria estará en la segunda fase y ya comenzará a pensar en el que gane entre Independiente Medellín de Colombia y Universidad Católica de Ecuador, los que igualaron 1-1 en la ida en el país cafetero.

Claro que para eso deberá mejorar en el aspecto ofensivo, ya que sobre todo en el segundo tiempo del partido en Paraguay, faltó llegada y profundidad, algo que jugando como local no puede escasear y mucho más cuando se juegan compromisos de estas características en los cuales se clasifica o se queda eliminado.

También deberá cuidar mantener el 0 en su arco en caso de no poder convertir, ya que si su rival convierte, sacará diferencias por el valor doble que tienen los tantos como visitante.

En el resto del equipo, el Polilla también metió mano en la media cancha: jugará como titular Nicolás Albarracín como volante externo en lugar de Luis Urruti, quien tuvo un pálido debut en Paraguay. El ex Wanderers era quien mejor venía jugando en los encuentros amistosos previos a la copa, pero Da Silva se había inclinado por Urruti, que tampoco había desentonado hasta este último partido.

Sportivo Luqueño, en tanto, demostró que es un equipo de temer de mitad de cancha hacia arriba, por más que no pudo facturar jugando como local. Cuenta con futbolistas rápidos, con otros que cabecean muy bien, y también con el fútbol que imprimen Vladimir Marín y Jorge Salinas.

En la ida, tuvo más de un par de oportunidades claras de gol, pero Gastón Guruceaga se transformó en figura para mantener el empate que significó mucho para los aurinegros.

Peñarol se juega mucho en la noche del martes ante su público y en su flamante estadio en el que solo disputó un partido internacional ante Sporting Cristal por la Copa Libertadores. El martes, por la Sudamericana, está obligado a conseguir la clasificación.