"Siempre he pensado que no hay memoria colectiva,
lo que quizá sea una forma de defensa de la especie humana.
La frase "todo tiempo pasado fue mejor"
no indica que antes sucedieran menos cosas malas,
sino que ?felizmente- la gente las hecha al olvido"

Ernesto Sábato

Más de diez años advirtiendo lo obvio. Personaje tras otro en cada uno de los campos estratégicos de el desarrollo social y económico en medio de una situación potencial de revolución popular, se fueron insertando dentro de los mandos del estado para desbaratar todos los procesos de liberación abiertos. El primero de todos los advertidos fue el mismo Chávez hasta en conversaciones personales, pero más valieron los epítetos hacia nosotros de "anaquistas", "antipoder", "quintacolumnas" y agentes de la CIA, que las verdades que se evidenciaban una tras otra en la medida en que se desplomaban los mejores planes de soberanía y socialización de industrias, tierras y recursos. El capital no es solo un agente de acumulación es ante todo una carroña destructiva de todo intento por superar esa gran prostituta que es el Poder-Estado y su triste papel de garante de los peores mecanismos de explotación y opresión de los pueblos como diría el líder kurdo Öcalan.

Fueron años repitiendo el mismo cantar y años recibiendo la respuesta macartista y criminalizante de muchos de quienes hoy en día sí terminan aceptando un hecho perfectamente comprobable en el tiempo. ¿Por qué será, querido comandante Rodríguez que ahora sí están admitiendo que aquí se presentó una confabulación orquestada y con centros internos de dirección? ¿Por qué es ahora que se admite el papel de ácido diluyente, oxidante y corrupto que un personaje como Elias Jaua jugó a la hora de estar al frente del Ministerio de Agricultura y Tierras, Comunas (por personajes inducidos). Pero usted sabe muy bien que él no es el único, repetimos, los hay en todos lados, unos destrozando el plan eléctrico, causante de la crisis actual, como es el caso de los ex directivos de Corpoelec, Nervis Villalobos, Argenis Chávez, y Jesse Chacón por nombrar algunos. El papel de Marcos Torres, Barroso y Merentes en el campo bancario público, manejo de divisas y financiero, garantizados por el nefasto "Plan Giordani", de regalarle todas las divisas nacionales a un grupete de oligarcas, banqueros y boliburgueses.

El desmoronamiento de todos los planes industriales y de soberanía tecnológica que poco a poco se fueron apoderando los "Juppies del gobierno" y sus alianzas con hombres como Arreaza, David Cabello, etc. El destrozo de PDVSA y de todo el plan de desarrollo interno petroquímico y gasífero, vendiendo componente mundialmente estratégicos como es el caso de la Orimulsión, emprendidos por Alí Rodríguez, Bernard Momer, y excelentemente finiquitados por Rafael Ramírez, que prácticamente ya está de huída fuera del país. Seguido por la minería: la conjugación conspirativa contra todo el plan de nacionalización, socialización , comunalización, reconversión tecnológica, sustentabilidad minera, cuyo centro se articula alrededor del gobernador Rangel Gómez y toda la cantidad de ministros, viceministros, equipos internos de PDVSA, que acabaron con esa posibilidad.

¿Y qué pasó amigo Rodríguez Torres cuando desde el año 2011 se denunció el cerco estratégico de violencia donde unidades paramilitares y bandas armadas estaban emprendiendo contra toda la sociedad, ya no solo con planes puntuales golpistas y magnicidas sino como verdaderos procesos de aterrorización de comunidades enteras como flanco indispensables para completar la conspiración económica y de desarrollo? Elemento que ahora se termina de amarrar con el hambre y escasez generalizada, brillantemente conjugada con la magacorrupción de Carlos Osorio al frente el Ministerio de Alimentación, que acecha a todas las clases populares. Hambre que se complementa socialmente con la conclusión actual de un plan de destrucción sistemática de todo el sistema público de salud, distribución y garantía de medicinas, llevado por años, donde más de 500 hospitales ya no sirven ni de ambulatorios, ¿o es que todos los ministros y ministras que han pasado por el ministerio de salud y la figura inefable y pérfida de un Carlos Rotondaro al frente de la Seguridad Social, no son parte de esta patraña conspirativa interna?

Ustedes ahora están contra la pared, y claro, la derecha explícita, la caterva anticomunista y contrarrevolucionaria, extasiada ve como un plano interno conspirativo, completa la labor poniéndole alfombras de seda a su regreso al poder. Ahora sí empiezan a sacarse los trapitos sucios entre ustedes mismos, se atacan con declaraciones y videos, pasados ya los tiempos en que se ha podido reventar con la valentía y la decisión revolucionaria necesaria lo que estaba más claro que el agua de manantial. Se quiebran internamente, hasta dicen verdades, pero siempre medias verdades, hasta el Elías Jaua podría decirla: ¿será usted de derecha, de la derecha religiosa, entre otras?, eso lo sabe usted. Lo cierto es que usted y todos los cuadros chavistas de gobierno si no estuvieron directamente involucrados en esta impresionante conspiración que comenzó inmediatamente después de dos grandes victorias, contra el paro petrolero y en el referéndum revocatorio del 2004 (que ahora les aterra, siendo el perfecto contrario del Chávez político y atrevido de entonces) son también responsables por su silencio y complicidad, algo imposible dentro de un verdadero proceso emancipatorio.

Y seguimos preguntándonos ¿si era tan obvio todo, si era tan obvio el papel escondido que jugaban detrás de todo esto agentes multinacionales de la Monsanto, de la Exxon, Halli Burton, de la Repsol, de los sectores mas burocratizados y estatizados brasileños, argentinos, cubanos, dentro de todo este plan, por qué Chávez no actuó?.. Su gran comandante es también mil veces responsable de lo que ahora se hace perfectamente evidente, atrapados en un verdadero desastre ya no solo político y económico sino humanitario. "Ser Chávez", si tiene algún sentido repetirlo es también recordarle a su memoria, lo inmensamente irresponsable que fue a la hora de que no muchos, pero sí de manera intensa, contínua y con pruebas en mano le advertimos por años. Siempre será más fácil acusar la verdad con estúpidos epítetos que asumir lo que ella supone y obliga.

El caso puntual que tiene que ver con las acusaciones que usted ahora hace sobre Elías Jaua, lo venimos diciendo desde que él era Ministro de Agricultura y Tierra, desde que advertimos las alianzas que se venían haciendo en aquel entonces con la mandataria Argentina Cristina Fernández, que como se sabe fue junto a su esposo fallecido Néstor Kirchner fueron los propulsores velados de la Monsanto en nuestra región, algunos números indican que el 40% de la soja del mundo es cosechada en Argentina y Brasil, y esto gracias a su famoso invento y anuncio de una semilla transgénica "nacional" ( INTACTA RR2 PRO), que no es más que la nueva Soja de Monsanto, presentada como la maravilla que brindaría un sinfín de "beneficios" a todos los países de América Latina. Monsanto logró las autorizaciones para el uso de estas semillas transgénicas en algunos países de nuestro continente, entre ellos están, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. Según la propia página de Monsanto dicen:

"Durante las dos últimas campañas agrícolas, los productores de Brasil y Argentina han podido evaluar esta tecnología de próxima generación en soja a través del programa Ground Breakers?, que ofrece a los productores la oportunidad de obtener experiencia práctica con la línea de productos bajo condiciones de siembra a escala comercial y en cumplimiento de pautas de gestión responsable. En 2012, 500 agricultores brasileños sembraron soja INTACTA RR2 PRO y probaron la tecnología en sus campos, comparándolos con otras variedades de soja comúnmente cultivadas en la región. Los campos sembrados con variedades de INTACTA RR2 PRO mostraron una ventaja en términos de productividad en comparación con los productos comerciales actuales, de 6,59 bolsas por hectárea".

De lo que se trata, explicado de manera sencilla, es que desde el Ministerio de Agricultura y tierra de aquel entonces y sus posteriores ministros encargados, todos ellos gente de Elías Jaua, se fue fomentando la desarticulación de toda iniciativa productiva realizada con el esfuerzo de los productores agrícolas en los campos venezolanos. Los mecanismos de saboteo y desarticulación fueron muchos, entre ellos a forzar a todas las industrias agrícolas y pesqueras a vender muy por debajo de los costos de producción con lo cual una tras otra fueron condenados al olvido, al saqueo interno y convertirse finalmente en una chivera de fabricas y maquinarias regada por todos los rincones del país. Esto orientado claramente a acabar con cualquier plan de producción nacional que nos diera la tan anhelada y nombrada "soberanía alimentaria". Desde que se lanzó ese plan ya se estaba decretando su muerte por las grandes multinacionales de la alimentación y sus operadores regionales y locales, en el caso de Venezuela, no teníamos alguna duda, fue Elías Jaua, como usted ahora lo confirma, lo confirma porque sale de alguien que fue uno de los personajes más representativos del gobierno aún en curso.

Lo que nos resulta curioso es por qué no sino hasta ahora usted se decide a decirlo públicamente y llamando a debate, como si esto se tratara de un debate, como si un crimen como el que está viviendo la población venezolana actual sea tema para debatir de manera así tan light, la destrucción del aparato productivo, que puede ser una de las razones más claras de la crisis alimentaria actual, no es un temita cualquiera, es un crimen que debe ser investigado con toda severidad. Pero como sabemos que eso no sucederá, al menos nos basta con haberlo advertido desde hace años y ratificarlo ahora en estos momentos que usted decidió hacerlo a su manera, a la manera Giordani.

El síndrome Giordani pareciera ser una especie de plaga que va a comenzar a aparecer a medida que las contradicciones internas se sigan haciendo obvias, a medida de que las fracciones entren en contradicciones tan irreconciliables que lleven a estos niveles de confrontación como los actuales, lo que resulta preocupante es que no sea hasta ahora que se digan de parte usted algo tan grave como esto, como lo decíamos, tiene usted toda la razón en identificar a uno de los grandes culpables de todo el desastre nacional, en este caso sobre el tema alimentario, por supuesto que la guerra económica existe, y existe tanto de algunos sectores de la derecha, como por parte de agentes dentro del propio gobierno, la crisis económica es una guerra inducida, una guerra que se mueve por sectores, en el caso especifico de la alimentación, no es más que llevar todo el sistema productivo a caos total para que aparezcan "milagrosamente" la solución "mágica" de los envenenadores de Monsanto, identificar a sus agentes locales, debe ser la tarea de todos los revolucionarios del país. Pero la crisis no se enfoca solo en el sector alimentario, la crisis como sabemos ha abarcado un gran espectro, esa famosa frase que comenzó a hacerse común en boca de cualquier derechista "todo lo que toca el gobierno lo arruina" esa frase tiene un profundo sentido si se ahonda en ella, si evidentemente, todas las iniciativas que el gobierno ha tomado en materia industrial, salud, agrícola, pesquera y un largo etc. no han funcionado, pero no han funcionado por qué. Nosotros venimos diciendo que no funcionan no porque no haya la capacidad y la inteligencia de hacerlas funcionar, sino todo lo contrario, que todas estas iniciativas cayeron dentro del plan que llamamos "el desmantelamiento de la revolución".

La idea es básica y sencilla, lograr por todos los medios que estas iniciativas no funcionen, para que cuando todo acabe, para que cuando toda esperanza de revolución desaparezca, vengan ellos mismos, los agentes de intereses extranjeros a apoderarse de toda la infraestructura que queda y ponerla ahora si a producir, pero esta vez en manos de ellos. Quiénes son los otros "Elías Jaua" que aún se esconden en los rincones del poder, esa es una tarea que nos queda por hacer, y quienes lo sepan que lo digan de una vez por todas si algo de dignidad les queda aún dentro de sí, los "Elías Jaua" son muchos y están en todos lados, por ahí andan, en puestos que van desde los más pequeños hasta los que suponen grandes responsabilidades, por ahí andan operando como agentes del desmantelamiento definitivo de las esperanzas de un pueblo.

Terminamos este texto con un documento suscrito por la Asamblea de Militantes el año pasado sobre el desmantelamiento de la revolución bolivariana y la traición conjugada.