Todos muestran esperanza de al cielo llegar,
la gente cree en poder llegar al paraíso,
yo a esa esperanza no la sé conciliar
porque me siento bien estando en el piso.

Una sola razón tengo y existe,
la más poderosa de todas las existentes,
la que salva y envenena mi vida
como la esencia de las serpientes.

Es una simple palabra mi razón,
comienza con ?t? y termina con ?ú?,
pienso en ella y se llena mi camino de luz.

No quiero llegar al paraíso,
no me interesa qué hay allá,
quiero seguir en el quicio
y no me importa si allá está Alá;
quiero morir no todavía,
quiero tener esa ilusión toda mi vida.

Para muchos la vida es el infierno,
para mi no,
muchos quieren llegar ya al cielo
y yo aún no.

Tengo a la mujer más hermosa,
¿Por qué querría morir?
Tengo a mi alma gemela a lado mío,
¿Por qué con ella dejaría de vivir?

Si tengo lo esencial y lo que no me ha de faltar,
¿Por qué dejar de luchar?
Tengo vida, tengo felicidad,
tengo amor, tengo lealtad,
¿Qué más puede faltar?

No hay nada que me sobre,
nada que me falte,
nadie que me cobre
y nada que a mi vida llegue tarde;
todo está en su lugar,
mi plenitud está en su apogeo,
tengo la bendición de amar a mi mujer
aún cuando no la veo.

Sólo una pregunta más quiero aclarar?.
Si todo está bien o mal?
¿Por qué estar en el cielo
si aquí en la tierra tengo todo lo que quiero?