Queremos presentarte un nuevo espacio para taringueros, que tocara temas de sexualidad.
La idea es ampliar el conocimiento y conocer algo
más acerca de la sociología contemporánea del placer


Te pasamos un adelanto.


El sexo anal.

El sexo anal es una herencia de la época en que los seres humanos todavía eran simios, es practicado por muchas personas alrededor del mundo y en algún momento de la historia de la humanidad se utilizó como método de control natal.

A pesar de que algunas religiones lo prohibieron por considerarlo un acto ?contra natura? sigue siendo hoy en día una práctica habitual entre todo tipo de parejas sin importar sus preferencias sexuales. De acuerdo a información proporcionada por terra el coito anal es una experiencia habitual entre el 10% de los hombres y las mujeres.

Muchas mujeres rechazan esta actividad por el temor al dolor y por los aspectos higiénicos, por lo que si decides practicarlo lo mejor es que sepas cuáles son las medidas que debes de tomar para hacer de esta una experiencia más confortable.

Sexo - Todo lo que queres saber. [nº1]


Después del clítoris, el ano es la zona con más terminaciones nerviosas del cuerpo, por lo que es especialmente sensible.

De hecho, para alcanzar el punto G de los hombres, es necesario recurrir a la estimulación anal.

Para practicar el sexo anal debe existir previamente un convencimiento de que se trata de una actividad sexual perfectamente normal entre personas que llegan al acuerdo mutuo de realizarla. Y sólo en ese contexto puede proponerse al otro como novedad, como curiosidad o como algo a repetir con la frecuencia que se desee y la única manera de hacerlo es diciéndolo directamente.


Existe un gran abanico de ideas para ejecutar un sexo por atras majestuoso, pero lo cierto es que algunos de ellos conllevan riesgos para nuestro bienestar. Por mi parte, me centraré en los que son razonables, es decir, los que no suponen peligros y pueden incrementar el gozo.

Hidratante
Consejos como no comer en las 5 horas previas o haber evacuado antes de las 3 horas anteriores, se pueden llegar a entender como razonables, pero bajo estos subsiste una falsa concepción del sexo anal: el porno nos suele mostrar una práctica límpida, pura, espléndidamente estética. Pues bien, esto no siempre se consigue. Y es que el hecho de amar el sexo anal, coexiste con la necesidad de aparcar ciertos escrúpulos. Algo tenía que tener de malo uno de las prácticas más morbosas para la humanidad?




radio