Tras un largo trámite parlamentario, Francia aprueba una ley integral sobre prostitución basada en los derechos humanos. Esta ordenanza destaca por la penalización de los compradores de servicios sexuales y la despenalización de las personas que ejercen la prostitución, al contrario de lo estipulado hasta ahora.

El debate se ha repetido cuatro veces desde que los socialistas presentaron la propuesta en 2013. Esto es debido a la firme oposición del Senado y la gran controversia que generó también en la sociedad. Las posiciones en contra de la ley defienden que llevará a los clientes a esconderse y dejará a las personas que ejercen la prostitución en una situación de mayor vulnerabilidad.

En una Asamblea casi vacía (solo han participado 76 de los 577 existentes) la ley ha quedado aprobada por 64 votos a favor y 12 en contra. Francia se convierte así en el primer país europeo no nórdico en penalizar a los clientes de la prostitución, puesto que la medida ya ha sido implantada en Suecia, Noruega, Islandia y Reino Unido.


Francia  penaliza al cliente de la prostitución

Medidas que implican la Ley integral sobre prostitución:

Reconoce la prostitución como una forma de violencia y un obstáculo para la igualdad de género
Deroga todas las formas de penalización a las personas prostituidas
Ofrece nuevas medidas de protección y un mejor acceso a una compensación económica para las víctimas de la prostitución, del proxenetismo y de la trata
Establece una política nacional de salida y un mecanismo de coordinación local para mejorar la protección de las víctimas y su acceso al apoyo social y a las opciones de salida
Permite la concesión de un permiso de residencia temporal a las extranjeras víctimas de trata de seres humanos
Refuerza la lucha contra el proxenetismo y la trata en Internet
Prohíbe la compra de actos sexuales
Crea una política de educación que se desarrollará en las escuelas sobre la no mercantilización de cuerpos humanos


francia
Prostitucion



Europa